Sigue a

Black Gives Way to Blue

De la indiferencia al temor, y de ahí a la absoluta admiración. Las sensaciones despertadas en mí por el nuevo disco de Alice in Chains, desde que se anunciara su reunión con un nuevo cantante, hasta que se filtrara al completo hace un par de semans, han ido variando de un extremo al otro. Pero para alegría de todos, finalmente podemos decir que el regreso de la mítica banda a la actividad ha sido un completo acierto.

El álbum sale a la venta este martes, 29 de septiembre, y por supuesto realizaremos una completa crítica en cuanto dispongamos de una copia física, pero no podemos dejar pasar la oportunidad de dedicar un completo artículo de calentamiento en el que recoger todo lo que se necesita saber del cuarto disco de estudio de la agrupación, y el primero tras la muerte de Layne Staley. Una de las bandas de rock más grandes de todos los tiempos está de vuelta, y nosotros no podemos más que alegrarnos por ello.

Los antecedentes

Alice in Chains

En abril de 2002, tras años de luchar contra las drogas y contra su propio éxito, Staley fue hallado muerto en su apartamento por una sobredosis. Atrás quedaban tres grandísimos álbumes (Facelift, Dirt y Alice in Chains), además de una serie de EPs y de directos que contribuyeron a hacer de ellos una formación de éxito mundial. Para entonces, la banda llevaba ya varios años de hiato (su último álbum, el homónimo, data de 1995), y sus miembros pensaban más en proyectos personales que en continuar con Alice in Chains.

La muerte del vocalista fue la puntilla para la agrupación, que quedó enterrada hasta el año 2005, cuando el guitarrista Jerry Cantrell, el bajista Mike Inez y el batería Sean Kinney volvieron a subirse al escenario en un concierto a beneficio de las víctimas del trágico tsunami que asoló Asia. Para ello, contarón con la colaboración al micro de Pat Lachman (Damageplan) y en sucesivas actuaciones siguieron probando con otros cantantes de primer nivel como Phil Anselmo (Pantera, Down) o Maynard James Keenan (Tool, A Perfect Circle), hasta que finalmente contrataron a William DuVall para una gira en plenas condiciones. Por aquel entonces, Cantrell no tenía muy claro cómo acabaría todo:

“Hemos estado haciendo algunas pruebas con Will y lo estamos pasando muy bien. Pero aún estamos en las primeras fases y no hemos terminado de decidir qué haremos (...). No estamos intentando reemplazar a Layne, simplemente queremos tocar estas canciones una vez más, y si creemos que es el camino correcto, continuaremos. No sé hasta dónde nos llevará esto, es una especie de tributo a Layne y a nuestros fans, no algo que hagamos por falta de dinero.”

Afortunadamente, las piezas parecieron encajar, y tras muchos rumores, en septiembre del año pasado se confirmó que la reformada banda entraría al estudio el mes siguiente para comenzar la grabación de un nuevo álbum. Muchos éramos los escépticos por aquel entonces, pero afortunadamente nuestros temores han demostrado ser infundados.

La grabación

Alice in Chains

El 23 de octubre de 2008 fue la fecha elegida por el cuarteto para meterse en el Studio 606 de los Foo Fighters, en California, con la colaboración de Nick Raskulinecz en las tareas de producción. El proceso de escritura de material había comenzado bastante antes, en la primera mitad de 2007, y por el camino habían grabado unas cuantas demos que parecieron gustar bastante a quienes las escucharon. Pero para el resto de mortales, todo eran dudas sobre este trabajo: ¿Cómo sonaría la banda con un nuevo vocalista? ¿Retomarían su estilo donde lo dejaron, o apostarían por dar nuevos aires a su música? Sean Kinney intentaba tranquilizarnos:

“Es fantástico sonar a ti mismo. No es tan difícil, en realidad. Sé que la gente está preocupada porque realmente sonemos a nosotros mismos, y entiendo ese temor (...). Ha sido un proceso muy lento, sólo cuando conseguíamos algo genuino y que encajara en el lugar correcto, haciendo que todos estuviéramos satisfechos, dábamos otro pequeño paso.”

Y los resultados de este arduo trabajo se hicieron patentes cuando a finales de junio, tres meses después de haber terminado el proceso de grabación, pudimos escuchar ‘A Looking In View’. El primer sencillo no se contentaba con no defraudar a sus seguidores, sino que iba más allá y llegaba a mostrar una calidad a la altura de sus mejores años. La dureza y oscuridad de los viejos tiempos estaban aquí, y para terminar de redondear la jugada, DuVall demostraba haberse asociado a la perfección con Cantrell para conseguir que no echáramos de menos al gran Staley en el apartado de las voces.

Cuando ya estábamos todos convencidos de que sí podíamos creer en estos “nuevos” Alice in Chains, y nos dedicábamos a contar los días que nos separaban del lanzamiento del disco, todavía seguíamos recibiendo novedades interesantes. Agradable sorpresa fue saber que la banda había contado con la participación del mismísimo Elton John en el tema que da nombre al disco, encargándose de tocar el piano para ellos. Cantrell se mostraba exultante en una reciente entrevista:

Fue algo muy impactante para mí, porque mi camino empezó con él, fue el primer músico al que seguí. Después empecé a descubrir bandas como AC/DC y Kiss, pero Elton fue el primero para mí (...). Fue uno de esos pocos momentos en la vida en que el universo realmente se alinea y te dice que estás haciendo las cosas bien.”

Semanas después llegaría un segundo sencillo, ‘Check My Brain’, el cual terminaría de confirmar que se había hecho un buen trabajo. Ya no había lugar para la duda, sólo nos quedaba esperar un poco más para acabar rendidos ante un álbum espectacular.

La portada y el título

Black Gives Way to Blue

Puede que el espíritu del grunge pasara hace ya unos cuantos años, pero el tono cenizo que desprendían las letras de Staley no ha desparecido, y más aún teniendo en cuenta la evidente influencia de su desparición en este trabajo. El recuerdo de su figura y el hecho de cómo afectó su muerte a los miembros de la banda son los temas centrales de una obra que busca de manera indisimulada rendirle tributo. Pero no lo hacen desde la desesperación y el desasosiego que embargaban a Staley en vida, sino desde la esperanza y las fuerzas para continuar adelante.

‘Black Gives Way to Blue’, el tema que da nombre al LP y en el que colabora Elton John, es precisamente el que se centra más fuertemente en recordar al antiguo vocalista de la banda. En una entrevista concedida a James Hetfield y Lars Ulrich para un programa de radio, Cantrell hablaba así de dicho corte:

“Es una canción realmente intensa y salida del corazón, basada en Layne y en la experiencia que todos pasamos. Habla de afrontar las cosas buenas y malas, y conseguir salir adelante con todas ellas.”

La muerte de quienes se van y la vida de quienes siguen adelante sin ellos forman por tanto los cimientos conceptuales de este trabajo, y esa idea queda reflejada perfectamente en su cruda e impactante portada. Oscura y profunda, es sin duda alguna una excelente razón para hacerse con este álbum en formato vinilo.

Las canciones

  • 1. All Secrets Known – 4:42
  • 2. Check My Brain – 3:57 (YouTube)
  • 3. Last of My Kind – 5:52
  • 4. Your Decision – 4:43
  • 5. A Looking in View – 7:05 (YouTube)
  • 6. When the Sun Rose Again – 4:00
  • 7. Acid Bubble – 6:55
  • 8. Lessons Learned – 4:16
  • 9. Take Her Out – 3:59
  • 10. Private Hell – 5:38
  • 11. Black Gives Way to Blue – 3:03

Como ya he comentado anteriormente, el disco lleva ya dos semanas filtrado, y en consecuencia la banda optó por ofrecerlo en formato streaming desde su página web, por lo que no tendréis ningún problema en escucharlo al completo ya mismo. Once canciones que hubieran encajado a la perfección en cualquiera de sus álbumes publicados durante la primera mitad de los 90, oscilando entre los ritmos más pesados y las mejores composiciones acústicas. Pero eso es algo de lo que hablaremos más detenidamente en la crítica que le dediquemos en los próximos días al que es, sin lugar a dudas, uno de los grandes lanzamientos del año.

Ver galería completa » Alice in Chains - Septiembre 2009 (7 fotos)

Sitio oficial | Alice in Chains

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios