Sigue a Hipersónica

Twelve-step suite

Saldo hoy una de mis promesas pendientes con los lectores de Hipersónica hablando de la conocida Twelve-step Suite de Dream Theater, un ambicioso proyecto musical que le comenzó en el año 2002 con el lanzamiento de Six Degrees of Inner Turbulence y cuyo último capítulo se cerró en junio del año pasado con la llegada de Black Clouds & Silver Linings, el último disco que han publicado hasta la fecha.

El origen de la esta suite compuesta por cinco canciones, que han ido apareciendo sucesivamente en los cinco discos de estudio que los americanos han lanzado durante estos siete años, está en los problema de alcoholismo que sufrió el batería Mike Portnoy, y que consiguió superar gracias al programa de ayuda de Alcohólicos Anónimos conocido como los Doce Pasos. Este conjunto de canciones busca rendir homenaje a este programa ideado en los años 30 por Bill Wilson y Bob Smith.

Las cinco canciones que integran la suite son ‘The Glass Prison’ (Six Degrees of Inner Turbulence, 2002), ‘This Dying Soul’ (Train of Thought, 2003), ‘The Root of All Evil’ (Octavarium, 2005), ‘Repentance’ (Systematic Chaos, 2007) y ‘The Shattered Fortress’ (Black Clouds & Silver Linings, 2009), y en total suman casi 57 minutos de música. La conexión entre estos movimientos no se limita a cuestiones temáticas, sino que musicalmente también presentan una fuerte cohesión, con estructuras que se se repiten, modifican, crecen y decrecen a lo largo del conjunto.

Ahora que el proyecto ya está completo, podemos apreciar perfectamente esa total integración entre sus partes, incluso con los años de diferencia que hay entre cada composición. Si os parece, vamos a analizar cada una de estas piezas por separado para así entender al máximo este mastodóntico homenaje a la superación personal concebido por Mike Portnoy.

1. The Glass Prison: reflexionar, restaurar y reservar

Six Degrees of Inner Turbulence

El tema de apertura de la serie es también para mi gusto el mejor de la misma, y naturalmente establece la base musical de todo lo que vendría después. En su momento la canción marcó así mismo un nuevo nivel de dureza sonora para la banda, el cual se convertiría en la tónica habitual de sus siguientes lanzamientos. El tema incorpora incluso un efecto scratching simulado por el teclista Jordan Rudess, algo impensable en Dream Theater hasta entonces.

Dicho efecto, la dureza de los riffs y la agresividad con que se encaran los solos de teclado y guitarra, tienen su perfecta explicación en los tres primeros pasos del proyecto, aquellos en los que el acohólico se ve obligado a admitir su absoluta debilidad, a ser consciente de que su vida va camino de la destrucción y a reconocer que necesita de una ayuda ajena y superior a él para salir de su prisión de cristal (el ideario está fuertemente basado en la fe católica).

Audio | YouTube (incompleta)

2. This Dying Soul: reflejar la realidad y liberar

Train of Thought

Aunque ‘The Mirror’, tema incluido en Awake (1994) es considerado extraoficialmente como un prólogo a la suite porque trata también el tema del alcoholismo, las primeras referencias a esta canción no aparecieron hasta este segundo movimiento. Las primeras notas de la canción coinciden con las últimas de ‘The Glass Prison’, y el potente riff central de ésta vuelve a hacer acto de presencia.

Nos encontramos ante una canción igualmente dura (como el resto del disco en que se enmarca), aunque no tan tormentosa como su antecesora. Su estilo nos devuelve en buena medida al viaje psicológico de ‘Scenes from a Memory’, comprensible si tenemos en cuenta que los dos pasos retratados en esta ocasión invitan al alcohólico a mirar más profundamente en su interior, en busca del origen de sus problemas y de la naturaleza exacta de los errores cometidos.

Audio | YouTube (incompleta)

3. The Root of All Evil: preparar y eliminar

Octavarium

Una vez más encontramos que las notas finales del corte anterior se repiten como apertura, aunque ligeramente modificadas. El icónico riff del primer tema hace ahora una aparición aún más discreta, pero por contra las referencias líricas se acentúan en esta ocasión. Estamos ante la única canción del conjunto que baja de los diez minutos de duración, y marca un punto de inflexión al reducir la potencia de los instrumentos.

Cosa lógica si tenemos en cuenta que a estas alturas del proceso ya quedan atrás los tortuosos caminos de las cinco primeras etapas, pasando ahora a las fases más apoyadas en la fe: en primer lugar aceptar la ayuda de Dios y a continuación ser capaz de pedírsela. Los mismos ritmos que antes representaban frustración ahora giran hacia la esperanza, y la suite pasa su ecuador con un tono inevitablemente mucho más optimista.

Audio | YouTube

4. Repentance: arrepentirse y restituir

Systematic Chaos

Este movimiento es sin duda el más singular dentro del conjunto, y aunque conserva las estructuras básicas más reconocibles, éstas se presentan totalmente cambiadas, iguales pero diferentes. El tono en general es mucho más calmado, dando así un nuevo paso hacia la paz del alcohólico, y por primera vez encontramos estrellas invitadas, en concreto once músicos amigos de Portnoy que participan relatando frases de arrepentimiento y disculpa.

Entre los elegidos están Steven Wilson (Porcupine Tree), Steve Vai, Mikael Åkerfeldt (Opeth) o Joe Satriani, y su intervención no es nada casual. Llegados a este punto, los Doce pasos invitan al alcohólico a hacer una lista de las personas a las que hicieron daño para a continuación intentar reparar el mal causado, lo cual queda plasmado en esta intervención coral.

Audio | YouTube

5. The Shattered Fortress: retener, recibir y responsabilizar

Dark Clouds and Silver Linings

Como ya expliqué en su momento al analizar el último disco de la banda, creo que Portnoy consiguió poner con este movimiento un cierre perfecto a la suite reinventando los cuatro temas anteriores y comprimiéndolos en un medley de casi trece minutos. Una coda excepcionalmente resuelta que juega con riffs, coros y solos ya conocidos para darles una nueva dimensión ahora que se acerca el final de la travesía de recuperación.

Al igual que ‘The Glass Prison’, este tema vuelve a representar tres pasos, invitando en este caso a la realización de un inventario moral, el apoyo en la meditación y la oración, y por último la liberación definitiva llevando el mensaje de superación y esperanza a otras personas. Como simétrico final, el último minuto de este tema recupera el comienzo del primero, dando la salida ese famoso efecto de ruido que cierra el círculo.

Audio | YouTube (incompleta)

Imagen | Carátula creada por un forista de MikePortony.com
Sitio oficial | Dream Theater

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

16 comentarios