Sigue a

Leprous Tall Poppy Syndrome

Lo mejor de escribir en Hipersónica es que vosotros, estimados lectores, me descubrís a mí más grupos de los que yo os podré dar a conocer nunca como editor del blog. El de Leprous es un excelente ejemplo, pues el debut de esta formación de metal progresivo venida de tierras escandinavas lo he empezado a disfrutar gracias a que algunos de vosotros lleváis tiempo reclamando sus análisis desde los comentarios (no doy nombres, los culpables saben quienes son).

Tall Poppy Syndrome data del pasado mes de mayo, pero no ha sido hasta este 2010 cuando me he decidido a darle una oportunidad para descubrir una maravilla que, como buen amante del metal progresivo, se incorpora a mi lista de favoritos contemporáneos. La mejor prueba que os puedo dar del talento que desprende este quinteto, es que el también noruego Ihsahn los eligió para que le acompañaran como banda de apoyo en sus directos.

Con las credenciales que he presentado en el primer párrafo, lo primero que le viene a uno a la mente es Opeth, y una portada que recuerda fuertemente a la de Orchid contribuye a hacer aún más razonable el parecido. Es cierto que algún innegable punto en común musical tienen, al igual que con otros paisanos suyos, pero cuando empiezas a adentrate en el perfecto entramado musical que la banda ha diseñado para este primer trabajo te das cuenta de que estás ante algo verdaderamente único. Mirad qué buena carta de presentación es ‘Passing’ (YouTube):

Después de tan buena cata ya os habréis podido hacer a la idea de lo que nos espera en este trabajo: un death metal progresivo muy bien planteado, con especial preponderancia de la faceta melódica y donde no se comete el habitual pecado en este género de caer en el onanismo musical (el cual a mí no me parece tan malo, todo sea dicho de paso), sino que cada pequeña pieza contribuye a crear un todo majestuoso e incluso épico por momentos. Un muy buen ejemplo de esa ambición tan bien entendida es ‘Dare You’ (YouTube):

Einar Solberg presenta credenciales para convertirse en el nuevo vocalista de referencia en el terreno metal, siendo capaz de emular registros que van desde Mikael Åkerfeldt hasta Russell Allen con la misma soltura. La sobresaliente producción con que cuenta el álbum, cosa habitual por aquellas tierras en cualquier caso, contribuye a apreciar aún más el buen hacer del cantante, quien llega a estar soberbio en temas como ‘Fate’ (YouTube):

El otro gran punto especialmente fuerte que querría destacar de este disco (dentro de las muchísimas virtudes que lo pueblan) es el del trabajo en el teclado que hace el propio Solberg, elemento fundamental en el sonido de Leprous tanto cuando toca construir texturas desde la retaguardia como cuando llega el momento de imponerse al resto de instrumentos para tomar el protagonismo. Una buena muesta del cuidadísimo trabajo puesto en este campo la tenemos en ‘Not Even a Name’ (YouTube):

Que no haya hablado del resto de integrantes de la banda hasta ahora no significa que no hagan un papel igual de sobresaliente, con especial mención al batería Tobias Ørnes Andersen, que llega a demostrar una solvencia apabullante. El broche para esta magistral lección de metal progresivo lo ponen los once minutos de ‘White’, colosal de principio a fin y mi favorita personal de un disco donde todos sus cortes, los mencionados en este artículo y los que me dejo fuera, son desproporcionadamente buenos.

Nota 9,5Y sí, una vez más me alegro de poder decir que estamos ante unos debutantes con un futuro muy prometedor, quienes a las primeras de cambio se han marcado uno de los discos metal más grandes que hemos tenido la suerte de disfrutar en los últimos años. Si cometiste el mismo error que yo y no empezaste a escuchar Tall Poppy Syndrome desde el mismo día que se puso a la venta, ya puedes estar buscando la forma de incorporarlo a tu colección, tú verás como lo haces. Esperemos que nos aguanten muchos años.

Sitio oficial | Leprous en MySpace

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

16 comentarios