Síguenos

Oktoberfest

Con motivo de la celebración del Oktoberfest del 18 de septiembre al 3 de octubre en Múnich nos proponemos ver la evolución de la música en Alemania, de forma modesta y resumida, con una selección de 6 artistas representativos desde la década de los 50 hasta la primera del 2000. Seis nombres que en su día marcaron un cambio por equis motivos.

El hecho de elegir uno por década hace que muchos artistas se queden fuera, así que las reclamaciones se aceptarán puesto que de eliminar el condicionante temporal el top 6 de mis artistas alemanes sería muy diferente.

Estudio de Música Electrónica, hablando con extraterrestres


Herbert Eimert: Klangstudie II (YouTube)

En los 50 Alemania tuvo una gran escena que popularmente no supuso una revolución como lo sería posteriormente el Krautrock pero sin ella en la música electrónica algunas cosas podrían no haberse dado. En 1951 nace la Westdentscher Rundfunk de Colonia y Herbert Eimert funda el Estudio de Música Electrónica, el primer estudio de música electrónica con ambiciones numéricas, como bien explica Ariel Kyrou en el indispensable libro ‘Techno Rebelde’.

Tras esa comunidad encontramos a nombres de la talla de Robert Beyer y Karlheinz Stockausen. De este grupo de pensadores y artistas sonoros saldría un concepto diferente de música electroacústica que marcó un momento clave en el desarrollo de este arte, siendo reconocido por, entre otros artistas, John Cage.

El Krautrock o la magia de Can y compañía


Can – Mary, Mary So Contrary (YouTube)

En los 60 el Krautrock estaba listo para ser desarrollado. El Rock había derivado hacia terrenos psicodélicos y progresivos y los artistas minimalistas de Estados Unidos (La Monte Young y Steve Reich, entre otros) habían ido experimentando con nuevas fórmulas que después proyectos como Silver Apples o Can llevarían a un nuevo nivel.

Finales de la década, el grupo de Simeon Coxe II y Danny Taylor publican dos álbumes: Silver Apples (1968) y Contact (1969), aunque el trabajo publicado en ese momento y que más repercusión ha tenido fue Monster Movie (1969) de Can. Las ensoñaciones del Krautrock ya se dejaban ver, los riffs en bucles en los que luego Neu! se recrearían al comienzo de los 70 se colaban entre temas larguísimos para aquella época. Un nuevo Rock estaba surgiendo.

Kraftwerk, el comienzo de un nuevo mundo


Kraftwerk – The Model (Youtube)

Antes de Kraftwerk y después de Kraftwerk. Con la publicación del álbum homónimo Kraftwerk (1970) la música electrónica y el Pop se encontraban con un trabajo que cambiaría el sonido y el popular concepto canción que hasta el momento estaba vigente. Ralf Hütter y Florian Schneider daban sus primeros pasos al poco de dejar Organisation apostando por la versión más electrónica.

El Krautrock estaba muy presente en los inicios. Después fueron avanzando en su sonido, logrando desde hits imparables que se iban a los 22 minutos con ‘Autobahn‘ hasta la propuesta definitiva en dos álbumes que bien se merecen todos los elogios imaginables: Trans-Europe Express (1977) y The Man-Machine (1978), con los que el Electro y el Pop tenían un espejo futurista en el cual mirarse.

Einstürzende Neubauten, el Punk verdadero


Einstürzende Neubauten – jet’M (YouTube)

Llegan los 80 y no todo iban a ser tocados y estilismos horteras, o la Neue Deustche Welle con Nena y su ’99 Luftballons’, también se mantendría la revolución en la música que en esta década iría a parar a Einstürzende Neubauten. Llega el Industrial y el Avant-Garde más oscuro por parte de un grupo que asumió la verdadera filosofía del Punk hasta el último detalle.

El principal cambio fue la utilización de instrumentos creados por ellos mismos en los que no había límites, desde herramientas de construcción a los inventos más extraños hechos de metal para capturar la desazón de un estilo reivindicativo, crudo y directo. El ruido como arte y como medio trabajos de la talla de Kollaps (1981) o Zeichnungen des Patienten O. T. (1983).

Sven Väth, el Trance como respuesta


Sven Vath – L’Esperanza (YouTube)

Tras el triunfo de estilos tan duros como el Hardcore o el Gabber, por no hablar del Speedcore con velocidades de 300 bpm, llega la antítesis: el Trance. Y como representante un joven alemán llamado Sven Väth que se había ido situando en la primera línea de fuego con listo para llegar al número 1 mundial en las pistas de baile.

Su centro de actuación fue The Omen, local situado en Fráncfort, donde comenzó a ganar fama antes de crear su sello Cocoon Recordings. La escena Trance también aportó otro popular representante alemán como es Paul van Dyk. Ahora la principal estrella de masas es Tiësto.

Tokio Hotel, la permanente y la decadencia

Tokio Hotel

Si ha habido un nombre mediático en la primera década del 2000 ese ha sido el de Tokio Hotel. Pese a la gran escuela de Rock alemana la evolución no siempre asegura que los vástagos sean de buena calidad y en el caso de los de Bill ‘permanente’ Kaulitz esto se cumple. Un grupo de Pop dirigido a los adolescentes que ha conquistado todo cuanto ha querido, ha llenado estadios, ha vendido millones d discos y la MTV los ha premiado hasta por toser.

Tokio Hotel bien pueden ser uno de los peores grupos de la historia de Alemanía, pero su relevancia y el fenómeno social que han levantado es digno de estudio, de ahí su inclusión en esta lista. Lo del arte de cantar en este caso lo dejamos para otra ocasión.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios