Sigue a Hipersónica

Cult of youth

Sacred Bones es otro de los sellos que se ha ganado espacio entre nuestros gustos. Con sede en Brooklyn, está editando a algunos de los grupos más interesantes de estos últimos meses y también se está guardando espacio para recuperar cosas como la banda sonora de ‘Cabeza Borradora’, de David Lynch. In heaven, evertything is fine, que cantaría la chica en el radiador. En ese cielo extraño les encantaría estar a Cult of Youth.

Para ti, que eres joven

Hay que reconocer que el suyo es un nombre atractivo. Muchos por aquí compartimos el culto a la juventud, no a la física (que también, especialmente cuando la vamos dejando atrás), sino sobre todo a la mental. El culto a poder dar mal ejemplo, Cult of Youth, nació en la habitación de Sean Ragon, ex-bajista de Love as Laughter.

Allí, en su cama, le salían canciones de folk oscuro cantadas con voz grave y matices punk. Pero Ragon entendía el folk como también lo hacen Titus Andronicus: como el lugar en el que cantar borrachos y subidos en la cima del mundo.

Frente a la paranoia real de aquellos, Cult of Youth cantaban cosas como las de ‘New West‘ o ‘Lace Up Your Boots‘ con la fiereza de un Nick Cave autoparódico, sí, pero aún así contagioso (no como el de Grinderman, que da más risa que ganas de seguirle).

Las imágenes de la infancia que hay en esa ‘New West‘ van de lo esperanzador a lo terrible. Ten piedad de ellos, que juegan con las manos desnudas, y cuyas estatuas nunca se sostendrán en pie. “Just know that he is at your door tonight”, decían casi al final.mA estos el enemigo no sólo les rodea, sino que viene a violar y descuartizar a sus hijos. O a ellos mismos, porque son jóvenes.

Cult of Youth, salvaje oeste

CUlt of youth

Sean Ragon y el grupo se esfuerzan porque, ya sea siendo eléctricos o acústicos, sus temas nunca dejen de sonar salvajes. Salvajes como la gente de Deadwood, por ejemplo: miembros de una civilización donde, como diría Sufjan Stevens, estaban a punto de guardar todos sus más oscuros secretos debajo de las tablas de madera de casa, aunque de momento aún estaban bien visibles.

A Cult of Youth el escupitajo, el insulto, el parecer siempre malencarado, les encaja. Tienen un pozo lleno de mierda junto a su casa, una visión deprimente que, sin embargo, no les sirve para coquetear con ella. Teniendo esas raíces folk, podrían ser el que llora sus miserias en el porche de casa.

Pero… Qué va… Ellos eligen ser la banda de borrachos que tocan mientras el tren se marcha al Salvaje Oeste. Se quedan en la estación y seguirán bebiendo. Y si al violín tradicional lo tienen que apalear con un sintetizador, no hay problema. El nuevo Oeste también es el nuevo este.

Love Will Prevail en la calle del cielo

En 2008 Cult of Youth sacaron un disco casi para sus amigos, pero en 2011 llegó su primera oportunidad de destacar, al menos en un ámbito reducido. Disco homónimo y un runrún mayor que ahora el grupo quiere convertir en otra cosa.

Para el 4 de septiembre, el Sacred Bones anuncian que Sean Ragon ya ha completado las canciones grabadas en su estudio, uno situado en la parte de atrás de la tienda de discos que regenta. Se llamará Love Will Prevail y su primer adelanto es ‘Man and Man’s Ruin‘: el amor y la música prevalecen, pero pueden ser la ruina del hombre.

Ah, la tienda se llama Heaven Street. Sí, en el cielo todo está bien. You’ve Got Your Good Things and I’ve Got Mine.

Sitio oficial | Cult of Youth Tumblr

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario