Sigue a Hipersónica

Roc Raida

Hay muchas maneras de caerse de culo de la silla. Mi favorita es mediante un álbum que me deje pasmado mediante su ritmo, de los que me hace pasar del estado música de ascensor a música lo mejor que hay en esta vida. Lo mismo que el segundo gol de Cristiano Ronaldo contra el Barça el otro día. Sí, aún sigo disfrutando de la taquicardia del fútbol, casi al mismo tiempo que llevo viendo vídeos de Roc Raida, rectifico: Grandmaster Roc Raida, uno de los mejores turntablistas que he escuchado.

Fin con el Krav Magá

Mientras leía el otro día el número 38 de Wax Poetics me entero de su muerte el 19 de septiembre de 2009 a los 37 años por un paro cardiaco después de unas complicaciones derivadas de un accidente mientras practicaba Krav Magá; se nota que le seguía de cerca. Recuerdo haber llegado a él de estas casualidades por la Red hace muchos años y no haber ahondado más. Al volver a ver esos vídeos y escuchar su trabajo bajo The X-Ecutioners o el The Adventures of Roc Raida… One Too Many! (1997, Fat Beats) me apetece traerlo de vuelta por aquí, por si alguien le apetece disfrutarlo tanto como yo.

El Funk de Grandmaster Roc Raida

Grandmaster Roc Raida es ese alquimista de los platos, con la chulería de quien se sabe superior, de quien sabe encontrar esa voltereta en un espacio reducido, quien sabe manipular el ritmo de una manera tan volátil que llego a quedar embobado por lo fácil que muestra su proceso y lo difícil que es lograr siquiera uno de sus juegos de scratchs en un único plato.

El Funk se reencarnó en muchas vías desde que dejó de pertenecer a bombas como Funkadelic y pasó a influenciar más que a retroalimentarse, una pena por otra parte. Lo que hace Grandmaster Roc Raida es puro Funk. El Hip-Hop suele tener talentos de este calibre por ahí sueltos que más allá de mirarse el ombligo entre blnig bling se dedican a perfeccionar aquel movimiento de scratch que a Grand Wizard Theodore le salió de manera casual mientras su madre le hablaba y él paró el vinilo para escuchar al mismo tiempo que jugueteaba con la mano para delante y para atrás. Roc Raida es uno de esos hombres por los que el término DJ para mí sigue significado algo más que una persona que pincha un disco tras otro.

EL DJing como arte, con chulería porque sino no hablaríamos de Funk. Las espaldinhas de Grandmaster Roc Raida para hacer ese scratch, el juego con la mesa de mezclas con la boca para animar una actuación por lo habitual bastante tediosa y anodina. Constantes giros sobre sí mismo, el vacile de cualquier riff de Breakbeat ampliado o construido por sí mismo a base de mano y un acetato bailongo. Sus propios colegas de profesión como DJ Rocc, DJ Precision o Sean C le recuerdan con múltiples elogios. Atentos a la genialidad de Roc Raida en el minuto 3:52 del vídeo anterior, uno de sus trucos más visuales.

Una corta carrera, unos beats maestros

Hijo de William “Tony” Robert, otrora tiempo DJ de Mean Machine, conocidos por su single Disco Dream y por estar bajo el manto de Sugar Hill Records, Roc Raida estuvo en contacto desde muy joven con unos buenos platos (unos Technics SL-D1 y SL-D2) con los que fue perfeccionando su técnica de una forma maniática, según sus amigos.

Con 23 años ya había ganado el título DMC World DJ Championship y antes había formado X-Ecutioners, previamente denominados X-Men, junto a Mista Sinista, Rob Swift, Total Eclipse , Sean C y DJ Steve Dee, entre otros. Antes de su muerte era el DJ que acompañaba a Busta Rhymes en sus directos, fue el propio rapero quien dio la noticia de su muerte por Twitter. También colaboró con un buen número de artistas, como Artifacts, Big Pun, D.I.T.C., por nombrar unos pocos.


The X-Ecutioners – The Countdown

El debut bajo The X-Ecutioners, X-Pressions (1997, Asphodel), es uno de esos álbumes con los que atarse bien el pantalón que se cae solo. Cuidado con la ropa interior cuya goma esté dada de sí porque sois unos cutres y no la renováis, que también se os va a caer. Un tema: ‘The Countdown‘. Venga va, dos: ‘Beat Treats‘.


Ludacris Vs Ac/Dc (get back – back in black)

Pena que en Built From Scratch (2004, Loud Records) ya perdiesen la chispa en algunos cortes y se dejasen tentar por el mojón de Mike Shinoda, sí el de Linkin Park. Pesado de tío. Él mismo fue quien le llevó a Roc Raida a soltarse hacia un Rock coñazo en el álbum Rock Phenomenon (2005, Altered Ego), junto a DJ Vlad, con el que logró una mayor popularidad al samplear a Nirvana VS DMX o a AC/DC VS Ludacris. Un coñazo.


Roc Raida – Beats for Jugglers Vol. 1 (Side B)

Antes de juntarse con tales compañías Grandmaster Roc Raida se queda tan a gusto en su debut The Adventures of Roc Raida… One Too Many! (1997, Fat Beats). Mejor seguir en 1997 con Beats for Jugglers (Fat Beats), así como sus continuaciones, todas ellas con constantes cambios de ritmo y sampleos de todo tipo. En Hater Breaks también tenemos otra buena ración, esta vez bajo su propio sello: AdiarCor Records.


Common – The Bitch In Yoo

A falta de referencias en corto, que tiene unas cuantas, otra joya: Crossfaderz: A Turntablists Throwdown!! (2000, Moonshine Music). Segundo álbum y segundo pepino en el cual recupera temas grabados entre 1995 y 1999 a través de una radio ficticia: What-FM. Junto a él The X-Ecutioners, DJ Q-Bert y D-Styles. Con colaboraciones de altos vuelos como DJ Premier, Big L, Common, The Beatnuts y Mad Skillz. Muchos de Diggin’ in the Crates Crew.

Si estáis interesados en la obra de Roc Raida no os perdáis el artículo y montaje musical que le dedicó Rob Swift, con una segunda parte este mismo marzo. Así como la entrevista que le hicieron en Act Live.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario