Sigue a Hipersónica

The Strokes

The Strokes son un cadáver. Ahora que vuelven con Comedown Machine, hay que recordar que nunca fueron gran cosa, en realidad, pero al menos su primer disco sí estuvo a la altura del hype. Para bien o para mal, The Strokes forman parte del imaginario indie de principios del siglo XXI. Pero ellos no son Coldplay. Ellos tienen un montón de canciones divertidas, dos discos muy adictivos y bastante vergüenza a sus espaldas a partir de 2003 y, muy especialmente, en pleno 2013. En fin, que este es un homenaje a las, probablemente, mejores canciones de los Strokes. O, al menos, las que más he disfrutado.

You Only Live Once

Tengo demasiados problemas con First Impressions of Earth como para obviar aquí a la única canción que realmente puedo destacar de aquel desgraciado disco. ¿Qué sucedió con The Strokes? Julian Casablancas optó por retirar el filtro que ensuciaba gloriosamente todas sus canciones y algo se perdió en el alma del grupo para no volver nunca jamás. ‘You Only Live Once’ resume todo lo bueno que tenían The Strokes y todo lo malo que comenzaban a ofrecer. El indie hipertrofiado, los susurros de Casablancas antes de llegar al nervio del tema, la repetición de ideas sin identidad ni originalidad. Y, en fin, las melodías adictivas y las guitarras neoyorquinas.

Automatic Stop

Siempre he pensado que Room On Fire ha sido, en términos generales, despreciado en exceso. Allí había canciones que traspasaban el alegre tono alcohólico, drogadicto y juerguista de Is This It y que apuntaban al corazón de millones de adolescentes en todo el planeta. Canciones para enamorarse y para desencantarse, canciones para vivir la vida y no tanto para correrse una juerga. Y desde los mismos postulados: respetables diálogos entre una y otra guitarra, un leve tono garagero que no se desvanece del todo. ‘Automatic Stop’ tiene un ritmo arrollador y torna en espléndida cuando crece la intensidad y Casablancas sigue despedazándose de fondo.

Barely Legal

El estribillo definitivo de The Strokes. ‘Barely Legal’ es el resumen casi perfecto de todo lo que significa Is This It: desgana adolescente, amigos y fiestas, guitarras simples y efectivas, un sonido nada depurado y unas ganas irrefrenables de gritar a los cuatro vientos: “And all together it went well / We made pretend we were best friends /Then she said, “Oh, you’re a freak” / “They ordered me to make mistakes” / Together again, like the beginning / It all works somehow in the end / The things we did, the things you hide /For the record it’s between you and I”. Entran ganas de que no se acabe nunca. Prácticamente como todo Is This It.

Under Cover of Darkness

Seis años después de First Impressions of Earth nadie confiaba en The Strokes. Era una postura legítima: quién podía esperar que Angles, su cuarto disco tras los proyectos en solitario de Julian Casablancas y Albert Hammond Jr., se acercara remotamente a Is This It. The Strokes no defraudaron: Angles no es gran cosa. De hecho, es bastante mediocre. Pero allí se escondía uno de los mejores singles que The Strokes, paradójicamente, se han sacado de la chistera. ‘Under Cover of Darkness’ provocó que muchos recuperaran la esperanza en The Strokes: ¿volvían las canciones frescas y adictivas de hace más de diez años? En realidad sólo volvió una canción.

Between Love and Hate

¿Quién no ha estado alguna vez tan cerca del odio como del amor? Room On Fire resume perfectamente el sentimiento tan joven como contradictorio de disfrutar de la melancolía y la desdicha. ¿Podría ser un disco de ruptura? Sí si lo sabes utilizar adecuadamente. De qué otro modo entender sino parte de la deliciosa ‘Between Love and Hate’, cuando Casablancas repite sin cesar: “I never needed anybody, I never needed anybody, I never needed anybody, I never needed anybody, I never needed anybody”. Ya os dije que estaba bien, por segunda vez perdimos la guerra. Room On Fire son un montón de recursos para ti, adolescente contrariado por los avatares del amor.

Someday

El himno definitivo del indie del siglo XXI. ‘Someday’ es sin duda la canción más célebre y exitosa de The Strokes: la que les situó en el mapa del circuito musical internacional, la que hizo de Is This It una suerte de bandera para recuperar las viejas virtudes del rock neoyorquino, la que volvió a reivindicar el poder del punk, del garage y de unos cuantos jóvenes aporreando sus guitarras como fenómeno de masas. Además de todo eso, ‘Someday’ es una canción estupenda, monolítica e inagotable. ‘Someday’ también es una canción multiherramienta, porque tiene tantas virtudes que pega en cualquier contexto: en un viaje veraniego, en un garito repleto de ingenuos indies y en la habitación de tu casa. No importa.

You Talk Way Too Much

Casi todas las canciones de Room On Fire rayan al mismo nivel, por lo que aquí también podríamos estar hablando de ‘Under Control’, ‘The End Has No End’ o ‘I Can’t Win’. Pero he elegido ‘You Talk Way Too Much’ porque prácticamente en ningún otro momento de la carrera de The Strokes he percibido a Casablancas en tal grado de ebullición. “Give me some time, I just need a little time”, grita entre guitarras que arrasan con todo lo que encuentran a su paso. Y lo hace expulsando auténtica teen angst, pero desde el amor juvenil. De nuevo Room On Fire y su esencial temática: “You talk way too much / It’s only the end / It’s only the end as you know it…”.

Hard to Explain

Su mejor canción. La pieza que vertebra Is This It. “I’m just going to get married and… it’s hard to explain”, explicó Casablancas una vez en pleno concierto. ‘Hard to Explain’ son propiamente un montón de cosas difíciles de explicar: el cambio de nuevo siglo, hacerse mayor, este disco y todo lo que vino después. O el fenomenal estado de conservación de Is This It. Volver a él no es un ejercicio de arqueología un tanto demodé, como sí lo es volver a Franz Ferdinand. ‘Hard to Explain’ recupera el pulso nervioso y simplista de los Ramones y el Nueva York de finales de los setenta para dar forma a la canción más redonda de The Strokes, interminable en su estrofa, en sus silencios y en su estribillo.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

28 comentarios