Sigue a

Mejores discos metal Filth

Incansable en mi labor, acudo una vez más a mi recopilación de Los 50 mejores discos de metal del siglo XXI para comentar los puestos que irán del 30 al 26, completando así la primera mitad de esta larga lista. Hasta ahora hemos tocado gran cantidad de vertienes del género, pero una en concreto se irá imponiendo gradualmente de ahora en adelante. ¿Podéis imaginar cuál es?

Bueno, dejamos las adivinanzas para más adelante (habrá porra para acertar los diez primeros puestos, pero no entro en eso todavía) y nos metemos de lleno en faena con los siguientes cinco álbumes del especial. Una vez más será imposible que todo el mundo esté satisfecho con los resultados, pero no estoy aquí para ser ecléctico y conciliador, porque eso no lleva a ningún lado. Y dicho esto, al turrón.

30. Cynic – Traced in Air (2008, Season of Mist)

Traced in Air

Que una banda formada en 1987 haya lanzado sólo dos discos hasta la fecha puede oler a chamusquina, pero para ser fieles a la verdad habría que indicar que entre ambos se produjo una ruptura que duró doce años. Focus se convirtió con su lanzamiento en 1993 en uno de los discos más representativos del metal progresivo, así que las expectativas puestas en el segundo advenimiento de la banda capitaneada por Paul Masvidal y Sean Reinert eran muy altas cuando se anunció en 2006.

Aunque no llegue a ser tan deslumbrante, Traced in Air es un justo heredero del estreno de estos americanos, quienes pusieron una vez más la técnica al servicio de la imaginación para crear canciones coloridas, atrevidas y muy vistosas. En ellas, vuelven a mezclar con maestría el metal más contundente con polos tan opuestos como el jazz o el rock ligero, una de sus grandes señas de identidad.

Una ejemplar demostración de que experimentación no tiene que ser sinónimo de rarezas, que se puede inventar mucho y al mismo tiempo ofrecer un disco abierto a todos los paladares metaleros. Si os gusta, algo de lo que estoy seguro, tenéis una especie de continuación en el EP Re-Traced, donde reinterpretan algunas de las canciones de este álbum.

Una canción: ‘Evolutionary Sleeper’ (YouTube) compila en poco más de tres minutos todas las grandes virtudes que hacen de Cynic una banda única.

29. Trivium – Ascendancy (2005, Roadrunner)

Trivium Ascendancy

Durante esta década, Trivium han demostrado ser verdaderos especialistas en tomar prestadas fórmulas de lo más diversas y reciclarlas para que se adapten a sus necesidades, lo cual les ha granjeado fieles seguidores y firmes detractores. Los segundos empezaron a florecer especialmente con la publicación de The Crusade en 2006, pero un año antes la banda firmaría su obra cumbre con Ascendancy.

Y es que a estas alturas el thrash aún no se había adueñado de sus composiciones, totalmente regidas por la vena más rabiosa de la banda, un puñado de adolescentes que sacan músculo con un metalcore de escuela. El álbum sigue claramente la línea marcada por su debut, pero llevando los ritmos a un punto mucho más incendiario, con riffs mejor trabajados y solos más colosales.

La mezcla alcanza su mejor punto gracias al despliegue realizado por Matt Heafy al micro, quien con este trabajo se suma definitivamente en la nómina de grandes vocalistas jóvenes del género. El éxito no se hizo esperar, y gracias a este álbum la banda consiguió saltar a la primera línea del panorama y cosechar unas ventas bastante buenas, resultados que han repetido en sus sucesivos lanzamientos.

Una canción: dejaos llevar por el descomunal empuje que ejercen en ‘Pull Harder On The Strings Of Your Martyr’ (YouTube), uno de los temas más grandes de la banda.

28. Scar Symmetry – Pitch Black Progress (2006, Nuclear Blast)

Pitch Black Progress

Sorprendentemente, a estas alturas de lista aún no había rescatado nada venido de Suecia, país metalero donde los haya, siendo Scar Symmetry el primero de los grupos salidos de aquellas tierras que aparecerán por aquí. El buen hacer demostrado en su primer disco, Symmetric in Design, les permitió cosechar un moderado reconocimiento que les llevó a fichar con un sello del calibre de Nuclear Blast.

Aunque no vinieran de Gotemburgo, demostraron tener muy bien aprendidas las lecciones del death metal melódico que compatriotas suyos como In Flames pusieron de moda durante la década de los 90 en aquella ciudad. En el plano creativo aportan poco a la base ya delimitada, pero la ejecución que realizan es absolutamente impecable.

Un disco vibrante y enérgico de principio a fin, con melodías que llegan a ser hasta pegadizas, siempre y cuando la abrasión instrumental deja margen para ello. Cinco años y dos discos después, la fórmula les ha seguido funcionando, situándolos en el primer plano de la nueva hornada que ha conseguido revitalizar en cierta medida el género.

Una canción: el potente arsenal de que disponen alcanza sus cotas de destrucción más altas con ‘Calculate the Apocalypse’ (YouTube).

27. Ayreon – 01011001 (2008, InsideOut)

01011001 Ayreon

Los límites que me impuse para delimitar qué grupos caían del lado del rock progresivo, quedando por tanto fuera de esta lista, y cuáles merecían ser aceptados aquí por entrar dentro del metal progresivo, se sitúan con Ayreon en un peligroso punto intermedio. No todos los discos de Arjen Anthony Lucassen firmados bajo este nombre encajarían, pero no creo que nadie ponga en duda la “metalía” de 01011001.

A traves de él, Lucassen continúa la gigantesca historia que viene relatando desde hace años con este proyecto, dividiendo esta vez el argumento en dos líneas: en una se narran los acontecimientos del Planeta Y (nombre que representan las cifras en binario) y en otra los protagonistas proceden del Planeta Tierra. Para contar todo esto, el holandés contó con los servicios de hasta diecisiete cantantes distintos.

Habrá quien diga que en el nivel de ambición queda por debajo del mastodóntico The Human Equation, y no le faltará razón, pero en conjunto este álbum se me hace algo más equilibrado y atractivo. Las colaboraciones también son de menor renombre en esta ocasión, pero su participación parece estar aún mejor estructurada y coordinada, dando como resultado una rica y espléndida ópera de altos vuelos.

Una canción: me quedo con la belleza de ‘Beneath the Waves’ (YouTube), aun sabiendo que quizás quede muy calmada para el ritmo marcado en esta lista.

26. Between the Buried and Me – Colors (2007, Victory)

Between the Buried and Me

Por su portada podría parecer el último lanzamiento del grupo indie de moda, pero no os dejéis engañar, pues lo que Between the Buried and Me despliegan tras ella es uno de los discos más imaginativos y elaborados del panorama en esta década. La banda americana ya había demostrado en sus anteriores discos una capacidad apabullante para mezclar géneros dispares con grandes resultados, y en Colors llevan la fórmula al máximo nivel.

¿Es progresivo, death metal, o todo a la vez? Creo que ni ellos sabrían decirlo, pero lo que está claro es que cuanto se atreven a meter aquí funciona, alternando colosales muros de ruido con delicados arranques jazz, ritmos étnicos o bravatas técnicas que bien podrían firmar Dream Theater, y todo ello sin despeinarse en ningún momento. Una riqueza explosiva, y que sin embargo en cojunto se percibe con fluidez y elegancia.

Colors supone la culminación de un proceso de maduración que ha llevado a esta banda al primer nivel, y que lamentablemente no se ha visto continuado con The Great Misdirect, su último disco hasta la fecha. Como sé que este trabajo os va a gustar, no perdáis de vista el directo Colors Live, donde interpretan el álbum completo y del tirón.

Una canción: en los cinco minutos que dura ‘(b) The Decade of Statues’ (YouTube) son capaces de meter absolutamente de todo, y encima conseguir que les quede un temazo como la copa de un pino.

Los 50 mejores discos de metal del siglo XXI

Parte I, Parte II, Parte III, Parte IV

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

49 comentarios