Sigue a

Los mejores discos españoles de 2010

Y mientras en paralelo avanzan otras listas, para acabar el fin de año nos queda otro de los platos fuertes: saber cuáles son nuestros mejores discos nacionales de 2010.

Sí, al final puede ser que lo nuestro no sea más que vicio. Pero, bueno, ahí estáis también vosotros, aguantando el chaparrón y con la escopeta cargada. Apunten, disparen… PIM PAM PUM. Disparos de alegría.

20. Single – Monólogo Interior / Hasta que la soledad nos separe – Úrsula

Single Monologo

Single son un grupo que hace las cosas con calma, un grupo que no busca repetir la misma fórmula en cada nueva referencia, lo mismo abordan el Reggae que el Vals, lo mismo se meten durante un buen tiempo jornadas de trabajo al ordenador que deciden cambiar al formato banda por cansancio de lo anterior.

Monólogo Interior es un álbum delicioso, un disco de Pop donde ellos siguen mostrando la gran riqueza de cultura musical que tienen a sus espaldas y unos colaboradores que les aportan un plus único, en especial los sintetizadores de Genís Segarra. Monólogo Interior es un disco de piano y voz, es un disco de Single, con todo lo que ello significa. (Natxo Sobrado)

Una canción: ‘¡Miau!’, “esto es un paseo peligroso” define lo que es Single.
En Hipersónica | Single – Monólogo Interior: para sí mismos

Úrsula hasta que la soledad nos separe

Una buena portada habla más del álbum que cualquier texto promocional o lo que aquí pueda escribir. La portada del último disco de Úrsula, Hasta Que La Soledad Nos Separe, es una instantánea en blanco y negro, una fotografía que retrata un paisaje donde hay una casa aislada entre árboles cuyas hojas apenas vemos porque se mezclan con el fondo y abajo un río en movimiento.

A partir de ahí nos trasladamos de la mano de la pareja que forman David Cordero y Juan Luis Castro gracias a un Ambient que crea sus propios lugares imaginarios, un Ambient oscuro y denso con el que siguen siendo uno de los proyectos nacionales que más hay que cuidar. Gracias a Foehn Records por seguir confiando en ellos. (Natxo Sobrado)

Una canción: ‘Humildad y Paciencia‘ (Spotify): rellenar sobre la línea de puntos.

19. The Mittens – Deer Park Mirage

The Mittens

Si el año pasado Wild Honey empezaba asomando la cabeza por el panorama nacional, este año le toca el turno a otro grupo de Guille, y creo que, en este ocasión, ha llegado más lejos. Pop cristalino, juguetón, con la preciosa voz de Ana, y el entusiasmo que se le debería suponer a los anuncios de cereales: que te animen por la mañana y te mantengan en ese estado de optimismo durante todo el día.

Una producción detallista pero no barroca, unas melodías luminosas pero con empaque, y la dosis justa de pomposidad para permitir que brillen unas canciones que te abaten pensando en lo mucho que queda hasta el próximo verano. Imprescindibles si te gustan Boat Beam o She & Him. (Javimetal)

Una canción: ‘Marblehead’ (Youtube), una acogedora y preciosa gema pop de 3:05 y que sólo es el comienzo del disco.

En Hipersónica | Mittens – Deer Park Mirage: somos afortunados, nos guardaron algunas canciones para el próximo baile

18. Lo Nuevo – Astrud & Col-lectiu Brossa

Lo Nuevo Astrud

En ‘Lo Popular’, una de las pocas nuevas canciones que Astrud presentan para su último disco, Manolo canta las claves secretas de la aventura que el dúo dinámico ha emprendido con el Col-lectiu Brossa:

(entre lo viejo y lo nuevo) “hay un juego de prefiguraciones y reflejos / y yo quiero ser espejo / y yo quiero reflejar / hay un hilo secreto, invisible / de tan fino / y yo quiero ser aguja y yo quiero hilvanar”.

Así, lo viejo es lo nuevo y lo culto popular, y las canciones antiguas de Astrud se convierten en nuevas y, si eran populares, se vuelven cultas gracias a la pátina que aporta el Col-lectiu Brossa. Y lo que parecía una simple vía de escape a la crisis creativa o un disco para intentar no disolver al grupo se convierte en otra obra magna y, por supuesto, peculiar y tan rara como sólo Astrud podrían inventarse. Enormes todas las reinvenciones de viejos éxitos. (probertoj)

17. Thelemáticos

thelematicos

Ni ‘Hijos de su tiempo‘ ni nada. El debut largo de Thelemáticos demuestra, incluso con el cambio de alineación respecto a las maquetas, que su manera de entender el pop y el rock viene de un mundo raro.

Uno en el que habita el ratón de Syd Barret, que juguetea con ‘El Regalo‘. Uno con crucifijos del revés que no parecen amenazante. Uno en el que participa uno de los instrumentistas más divertidos e imaginativos del pop nacional. Uno en el que puedes llegar a pensar que que punk, pop y psicodelia empiezan por p y no es casualidad. (probertoj)

En Hipersónica | Thelemáticos – Thelemáticos: un discazo de Pop adictivo

16. Subiza – Delorean

Delorean Subiza

El único problema de Subiza es Ayrton Senna. Delorean volaron tan alto en el EP de 2009 que cuando llegó el disco largo puede que nos quedáramos algo más lejos de esa sensación. Sí, estábamos hypeados, pero no por los medios, sino por el propio grupo, porque no sólo son muy buenos sino que estaban en pleno éxtasis creativo.

Y con el reposo, queda claro que Subiza es, claro que sí, el mejor disco largo de los vascos, y que llegar lejos fuera no ha sido mera casualidad, y que nos hacen bailar como casi nadie cerca y que, además, si nos hubieran puesto algo más de calor, estaríamos hablando del disco del año. Delorean molan, pero en Subiza son como el ‘Johnny B Goode’ que se marca Michael J. Fox en Regreso al Futuro: empieza tan fuerte y tan directo que cuando se pone a gustarse a sí mismo nos parece menos divertido. (probertoj)

En Hipersónica | Delorean – Subiza: lo más emocionante, la espera

15. Taller de memoria – Jonston

Jonston Taller de Memoria

Después de un debut que nos dejó a medias, el talento pop de Jose Antonio Martorell (¡Presente!) no ha dudado en explotar su lado más Robyn Hitchcock en este Taller de Memoria que no sólo mejora musicalmente a lo mostrado en su pasado, sino que líricamente transita por la infancia y la nostalgia que nos provoca llegados a cierta frontera de lo adulto sin caer en la simple indulgencia.

Jonston ha hecho lo contrario que todos los músicos: en vez de madurar, ha decidido hacerse más niño. Gracias a eso se ha desembarazado de algún que otro tic molesto y ha conectado con ese hilo invisible con el que tejen sus canciones no sólo el mencionado Hitchcock, sino también Jonathan Richman u otros trovadores dicharacheros. No es que ellos o Jonston tengan complejo de Peter Pan, sino muchas ganas de poder seguir jugando. Que no es lo mismo. (probertoj)

En Hipersónica | Jonston – Taller de Memoria: cuando quedarse atrás debería ser tendencia

14. Un Gramo de Fe – Pony Bravo

Pony Bravo

Fue escuchar por primera vez ‘Un Gramo de de Fe’ y me seguí declarando creyente convencido de Pony Bravo a quienes ya me enganché con Si bajo de espaldas no me da miedo y otras historias (2008, Monterrey) y con su posterior EP, El miedo a nada (2008, Monterrey).

Los sevillanos siguen presentando su candidatura para ser uno de los referentes de la Península en todo lo relacionado a Rock basado en psicodelia estilo de The Doors con bandazos al Country, a la llamada Americana, sin olvidarnos guiños a las marcianadas con sintetizadores y teclados que tan bien plasman en ‘Noche de Setas’. Este último disco lo autoeditan en su propio sello, El Rancho. (Natxo Sobrado)

13. As Arthur & The Writers – Niño y Pistola

Niño y Pistola

Siguen haciendo canciones de esqueleto sencillo, pero consistente, que ahora robustecen electrificando su sonido, en absoluta consonancia con la coherente evolución desde Como un maldito guisante, Culebra y ahora este disco, en el que, personalmente, lo de menos es el juego del nuevo alter ego del grupo.

Lo realmente importante es que se trata de su mejor disco, entregando primero las canciones más luminosas (‘Catch the sun’, ‘She was so’), y apretando los dientes poco a poco (te das cuenta con los inicios de ‘Listen Girl’ y ‘Santa Barbara’), culminando con las brillantes ‘So it was raining’ o ‘Not the time’.

Los Beatles del Val Miñor parecen en esta ocasión CSNY, o los Byrds, pero suenan más seguros y convincentes que nunca. (Javimetal)

Una canción: ‘Santa Barbara’ (Youtube), una muestra de la nueva
cara de los NyP, mirando a Neil Young a los ojos

12. Revolución Solar – Charades

Charades Revolución Solar

Ya sabemos lo que significa “dejar la música por tiempo indefinido”, pero también somos conscientes de que este disco resulta un digno epitafio.

Ante la evidencia de que batir a su anterior disco (En ningún lugar) en su propio terreno (powerpop jovial y prístino) era poco más que una utopía, han decidido impregnarla de un toque psicodélico críptico y arriesgado, con unas estructuras anárquicas e imaginativas donde apreciamos percusiones tribales (‘Grito tu nombre’), ramalazos rockeros sobre melodías popis (‘Aguaceros’), o la inteligente antítesis (o paradoja) de los envoltorios más amables para los títulos más agresivos del disco, como ‘En las batallas’, ‘Medio Cielo de Revolución’, ‘A la tercera va la vencida’ y ‘Veo al diablo’, todas seguidas al final del álbum.

Consiguen esa sensación de “vaporosidad trascendental” retorciendo lo que rodea a sus preciosas armonías vocales, a sus amables guitarras y sus oníricos sintetizadores, y demuestra que las echaremos mucho de menos. (Javimetal)

Una canción: la homónima ‘Revolución Solar’ (Youtube): una sucesión de las virtudes del grupo: psicodelia californiana al abrir las ventanas de una habitación.

11. Pop Negro – El Guincho

El Guincho Pop Negro

Para mí Pop Negro (2010, Young Turks) es el disco nacional del año. Un trabajo perfecto en todos los sentidos.

A nivel de ritmos, frenéticos a más no poder, a nivel de producción, de sobresaliente el trabajo de Pablo Díaz-Reixa (El Guincho) en su busca de la buena fórmula radiofónica de los 80 y los 90, y a la hora de transmitir la alegría en apenas 34 minutos donde cualquier mal se pasa a través de auténticos hits donde la música tropicalista y el Pop vuelven a demostrar su poder para levantar cualquier día de mierda.

Donde hay un buen groove el trabajo ya está conseguido, sólo queda disfrutarlo. (Natxo Sobrado)

Una canción: ‘FM Tan Sexy‘: dame Dancehall que quiero morir, dame Dancehall…

En Hipersónica | El Guincho – Pop Negro: un discazo para hacer bailar a los muertos

Los mejores discos de 2010

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

38 comentarios