Síguenos

Ford Desacord

Un predicador que cree en el fin del mundo, un grupo de neo-indie canónico, otro de poder australiano, un spoken-word escupido como Mark E. Smith, y unos cuantos clásicos modernos que lo son a pesar de que o no se les escuche o sí, pero se haga mal. Diez muescas más en nuestra lista de los mejores discos de 2012.

40. Exlovers – Moth

¿Por qué?: “Del mismo modo que The Pains of Being Pure at Heart reivindicaron el legado de la C86 desde la pura emoción adolescente, Exlovers deslizan en sus canciones el pulso sentimental de la juventud y del espíritu naif. El susurro entendido como el suspiro del alma y el estómago flotando permanentemente al margen de la gravedad. Ambos nos cuentan las mismas historias, que a fin de cuentas son las nuestras, sólo que The Pains of Being Pure at Heart mirando fijamente a The Field Mice y Exlovers poseídos por Pale Saints”.

Una canción: ‘This Love Will Lead You On

La opinión de los que no están de acuerdo: Los Mario Monti de la burbuja shoegaze. Que vuelva el Berlusconi del noise-pop (AKA Kevin Shields) y ejecute este cadáver andante.

Crítica en Hipersónica | Exlovers: y allí camina, liviano, el sueño de la razón

39. Wovenhand – The Laughing Stalk

¿Por qué?: “The Laughing Stalk es el disco más rockero que jamás haya firmado Edwards, con un sonido potente, ácido y oscuro en el que aún queda sitio para las raíces norteamericanas, las Montañas Rocosas, el desierto de Mojave y la tragedia, la cual en la voz de este cantante adquiere una dimensión más descarnada y fatalista que nunca”.

Una canción : ’Maize

La opinión de los que no están de acuerdo: David Eugene Edwards, peor parado que los que, día sí, día también, hacen chistes sobre el apocalipsis maya en Twitter.

Crítica en Hipersónica | WovenHand – The Laughing Stalk: La voz del apocalipsis que te atrapa y no te suelta

38. Grizzly Bear – Shields

¿Por qué?: “Grizzly Bear han ido tomando para mí esa forma: que me parecen fascinantes por hacer lo mismo que si lo hiciera yo acabaría por aburrirme. Es música que no soporto al pensar en ella salvo cuando la hacen ellos; entonces aún tengo tanto por buscar y descubrir que necesito escucharla. Aunque luego recuerde poco o nada. (…) Lo que han intentado esta vez, aunque aún no lo confiesan abiertamente, es eliminar esa frialdad. Quizás por eso se fueron a grabar a casi 50 grados bajo el sol. Quizás por eso duraron tan poco en Texas. Ni centauros del desierto ni chicos de campo: urbanitas capaces de hacer que los detalles tengan más peso que el recuerdo, que la huella general”.

Una canción: ‘Half Gate

La opinión de los que no están de acuerdo: El mejor disco de Radiohead desde KidA

Crítica en Hipersónica | Grizzly Bear – Shields: palabras en los márgenes

37. Japandroids – Celebration Rock

¿Por qué?: “La eterna juventud también son sentimientos ambivalentes. Ahora te quiero, ahora no. Ahora me apetece reír, ahora me apetece llorar. Es parte de no crecer, de vivir en una montaña rusa emocional, de no haber madurado lo suficiente (por fortuna) para no saber afrontar las cosas cotidianas sin que el drama se apodere de todo. Con Celebration Rock pasa algo parecido. Puede que a las diez de la mañana os suene a gloria. Y puede que después de comer lo detestéis. A mí, al menos, me sucede. Pero siempre termino volviendo a él”.

Una canción : ’Fire’s Highway

La opinión de los que no están de acuerdo: La fiesta que menos se puede celebrar de todas las que ha habido en 2012: se aburrió hasta el anfitrión.

Crítica en Hipersónica | Japandroids – Celebration Rock: la fiesta de todas nuestras vidas

36. Lambchop – Mr. M

¿Por qué?: Porque nos seguimos queriendo enamorar de Kurt Wagner y, cuando hemos ido a buscarle recambio en camas ajenas, se nos ha hecho muy complicado encontrar a alguien que nos diese jazz, folk, pop de cámara y frases como las suyas. Quizás sea que nos quitó la virginidad y a ver quién olvida eso.

Una canción: ‘The Good Life (Is Wasted)

La opinión de los que no están de acuerdo: Olvídate de ellos si tienes menos de cuarenta años y aún crees que los sábados por la noche se pasan en los bares.

Más en Hipersónica: Cinco razones para engancharte a Lambchop

35. Deerhoof – Breakup Song

¿Por qué?: Breakup Song es ruido, es baile, es agresividad, es dulzura, es deconstrucción, es-pop-mamá, es riffs, es lounge, es también algo Lynch, bastante Lynch, que David también se ríe bastante.

Breakup Song es la oda al pop de dos minutos, al rock corto, al punk intrincado, y al experimento noise que no da la tabarra.

Es hacer un puzzle a base de presionar las piezas que no encajan hasta que acaban cuadrando. Es feedback, una noche en Copacabana, es groove, es unas marimbas, es planetary, intergalactic, pla-ne-ta-ry-in-ter-ga-lac-tic.

Es más weird folk que cualquiera que quiera ir de raro y es más convencional que cualquier cosa que nos hayan hecho tragar como “lo normal”. Lo normal es que salga mal”.

Una canción: ‘We Do Parties

La opinión de los que no están de acuerdo: Archivar en la categoría de “no hay por dónde cogerlo”.

Crítica en Hipersónica: Deerhoof – Breakup Song: Todas las fiestas del Mundo Anillo del mañana

34. Dan Deacon – America

¿Por qué?: “Y es que ‘USA’ (‘I: Is a monster’, ‘II: The great American Desert’, ‘III: Rail’ y ‘IV: Manifest’) se convierte fácilmente en la banda sonora de un documental paisajístico. Un viaje por la historia que Deacon nos quiere contar dividida en cuatro partes. A base de sintetizadores que juegan con la simbología de los primeros temas y que desembocan en una tormenta como la de ‘Prettyboy’.

Lo fácil de todo esto hubiera sido escribir sobre la situación política, económica y demás teorías que podamos desarrollar sobre qué significa América en el siglo XXI. Lo difícil, ponerse los cascos, darle al play y dejarse llevar por las sensaciones que transmite el disco. Que no son otras que el de encontrarnos con una casi obra maestra en forma de rareza. Porque Dan Deacon es el rey de la fiesta y ha llegado para hacernos disfrutar”.

Una canción: ‘Lots

La opinión de los que no están de acuerdo: El pitufo makinero de la generación pitchfork llega a su etapa conceptual.

Crítica en Hipersónica: Dan Deacon – America: el documental sonoro que te dejará agotado

33. Dominique A – Vers les Lueurs

¿Por qué?: “No, Dominique A no se ha pasado a la música de cámara, pero en ‘Parce que tu étais là’ ese acompañamiento amplifica la solemnidad del propio corte, algo que ya evidenció en la apertura del elepé, ‘Contre un arbre’, aunque aquí acaso mucho más severo.

Hay muchos momentos emotivos a lo largo del álbum, ‘Vers le bleu’ tiene vocación de single, un tema que explota con un estribillo pegadizo incluso para los que no crecimos musicalmente hablando en el ámbito francófono”.

Una canción : ’Rendez-nous la lumiere

La opinión de los que no están de acuerdo: ¿Cantautores gabachos? ¿No tenemos ya suficiente con el cansino de Ismael Serrano?

Crítica en Hipersónica | Dominique A – Vers les lueurs: un cancionero excelso

32. Royal Headache – Royal Headache

¿Por qué?: “Estamos antes doce canciones de las que sólo sobran dos, dos instrumentales que aportan poco y que, en realidad, parecen casi un vacile del grupo, por lo sobrado que va para la vieja historia de montar estrofas guapas seguidas de estribillos aún mejores, de agarrar de la entrepierna y no soltar hasta que acaba la canción.

Es decir, esto es una bomba que lo mismo suena a Misfits (¡Danzig, otro gran cantante soul!) en ‘Girls’ o ‘Pity’, a coetáneos vacilones como King Tuff en ‘Down the lane’ o a los clásicos ya citados. Todo esto en un disco que no llega a la media hora, en el que ninguna canción pasa de los dos minutos y medio y que, no sé, ya estáis tardando en pillar. Con esto tiene que pasar algo gordo”.

Una canción: ‘Never Again

Crítica en Hipersónica | Royal Headache – El corazón se le sale por la garganta y a ver quién lo alcanza ahora

31. Sauna Youth – Dreamlands

¿Por qué?: “Es inevitable: El pie ya se te ha ido, el pie sigue a la canción y se mueve alocado. Cuando para la batería, más allá de los siete minutos, te das cuenta de que no dejas de moverte. Y luego te vuelven a recoger para una última ronda. ¿Declaración de principios? Si todas fuesen así, sería mucho más fácil decidir si sí o si no. En este caso, sí. Claramente, sí.

Tras semejante recorrido cualquiera podría decidir poner un par de canciones más algo más rutinarias y, aún así, cerrar un buen EP. Pero Sauna Youth exploran otras partes de sí mismos y se vuelven aún mejores por el camino. Suena difícil, pero una vez hecho es muy fácil y engancha rápidamente”.

Una canción: ‘Town Called Distraction

La opinión de los que no están de acuerdo: “No están mal las canciones que cantan, pero la primera me parece infumable. Tener que leer que los discos de Linkin Park o The Offspring son malísimos y que recomendéis esto, en fin, lo importante es criticar a los famosos y hacerse fan de grupos desconocidos. Me voy a escuchar a The Hives.” (Authadia)

Crítica en Hipersónica | Sauna Youth – Dreamlands EP: apalanca el acelerador y vámonos

Los mejores discos de 2012

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios