Sigue a Hipersónica

Child Psychology

Los mejores discos nacionales de 2012. Los mejores. ¿Os ha quedado claro según quién o explicamos el subtexto? Pues hala, al lío, que son veinte y van del tirón.

20. Extraperlo – Delirio específico

¿Por qué?: “Vuelven a recurrir al saxo, solo que esta vez Jens Neumaier cambia por Guillermo Forero en temas como ‘Viaje a Brasil‘ y ‘Saxo Azul‘ en los que siguen recuperando las melodías de Sade mientras que en ‘Fina Vanidad‘ funcionan por pequeños impulsos que luego paran para romper el ritmo, mientras que en ‘A Nivel Carnal‘ parecen lanzar las líneas del sinte a lo lejos y ya si eso recogerlas cuando lleguen a por ellas, sin prisa.

Delirio Específico es una gozada en la cual las letras ambiguas y sin necesidad de crear un sentido único en cada oyente atrapa de entrada. Extraperlo no solo crecen sino que siguen haciéndonos felices”.

Crítica en Hipersónica: Extraperlo – Delirio Específico: el groove del Funk

19. Joe Crepúsculo – El Caldero

¿Por qué?: ““Tal vez no estemos haciendo mayores”. “Y en ellos se va la vida que nunca más volverá”. “Las cosas buenas vienen y se van”. “Si las cosas del pasado no te dejan avanzar, tal vez estés cansado, no quiero creer que todo te da igual”. Si uno rasca en El Caldero, Joe Crepúsculo también le rasca a él. A la tumba no te lo vas a poder llevar, pero el nuevo disco del Crepus es para vivirlo. Vivir para ver, para escuchar.

Que aún estéis pensando si merece o no la pena sólo deja clara una cosa: que tenéis un problema. Joe Crepúsculo, desde su particular visión de la vida, de la música, sigue mirando hacia adelante, avanzando, y si ya ibáis por detrás en Escuela de Zebras, va a ser complicado ponerse al paso. Y no porque él lo esté poniendo difícil, sino porque sois vosotros los que siempre estáis complicándolo todo, aún sabiendo todo lo que se está quedando fuera de vuestro mundo por preocupaciones de lo más variadas… e inútiles”.

Crítica en Hipersónica: Joe Crepúsculo – El caldero: cuando el fruto se ha podrido, el pájaro se va y no quedan amigos

18. Lidia Damunt – Vigila el Fuego

¿Por qué?: “Y llegados a Vigila el Fuego la primera escucha desmonta por completo cualquier visión que tengas de Lidia Damunt previamente, especialmente si la has visto en vivo. Vigila el Fuego ha abandonado el desierto y se ha metido de lleno en el sueño, en dejar la pereza, tirar del hilo y reconocer que aunque donde estábamos nos sentíamos bien, podemos viajar a lugares diferentes. O, de hecho, quizás lo único que haya hecho Lidia en este disco es lo que la protagonista de ‘La Escritora‘ en su disco: mandarse un mensaje desde el pasado, remitido por la cantautora folk-rock del debut, hasta su futuro (que ya es presente). Y este futuro es el de un disco que casi podríamos considerarlo su obra glam”.

Crítica en Hipersónica: Lidia Damunt – Vigila el Fuego: enseñáme otras palabras nuevas y entonces podré volver

17. Los Punsetes – Una montaña es una montaña

¿Por qué?: “No es una relación de pareja o familiar, pero… A veces descubres que le estás perdonando cosas chungas por todo lo que le quieres.Cuando quiere, puede hacerte sufrir, como en ‘Untitled’, la canción de amor más cruel y adictiva de los últimos tiempos. Se comporta de manera errática y fascinante, como un hermano mayor adolescente. Y siempre le ves divirtiéndose con todo tipo de juguetes, como al pequeño, aunque no siempre te haga la misma gracia haciendo exactamente lo mismo… Con sus cadenas serás libre, con ellas serás libre, con ellas”.

Crítica en Hipersónica: Una montaña es una montaña: cosas que es y que no es el nuevo disco de Los Punsetes

16. Viaje a 800 – Cognac Oxigenado

¿Por qué?: “Aunque grupos como Medina Azahara o Alameda hayan intentado reverdecer viejos laureles lustros después del apogeo del género, han tenido que venir Viaje a 800 para mostrarnos la enjundia y trascendencia que el Rock Andaluz llegó a alcanzar hace unas 3 décadas. No han inventado nada, pero los elementos que han logrado aunar en este ‘Coñac Oxigenado‘ casan con una brillantez que convierten a este disco en un más que digno heredero de lo que Triana abandonaron tras ese ejercicio de experimentación llamado ‘Sombra y Luz‘, mientras deja en vergüenza claramente a las discografías recientes de las dos bandas arriba citadas. Nunca es tarde para sumergirse en un género que dio gloria a la música patria, y Viaje a 800 son unos perfectos cicerones. Lástima que ‘Coñac Oxigenado‘ sea su último viaje”.

Crítica en Hipersónica: Viaje a 800 – Coñac Oxigenado: el Rock Andaluz nunca se fue

15. Unicornibot – Dalle!

¿Por qué?: “Y es que el math-rock instrumental de Unicornibot tiene mucha mayor densidad y carácter que el de su primer álbum pero los mismos referentes general que sirven meramente para geolocalizarles en el mapa musical: Shellac, Don Caballero, Fugazi e incluso At The Drive-In.

Escuchando Dalle!, un disco grabado en directo en el estudio Brazil de Madrid a las órdenes de Javier Ortiz, uno tiene la impresión que el medio natural de Unicornibot tiene que ser el escenario, con los amplis a tope y un nivel de decibelios que supera con creces el recomendado por la OMS para el ser humano”.

Crítica en Hipersónica: Unicornibot – Dalle!: supervitaminado e hipermineralizado

14. McEnroe – Las Orillas

¿Por qué?: “Los huecos sonoros de antaño han quedado ocupados por la aportación electrónica de Olivier Arson, músico y productor francés, que es el sexto miembro del grupo y todo un acierto en la alineación.

A pesar de todo, McEnroe siguen siendo uno de los must have del indie estatal y siguen sonando a ellos mismos, ese pop nada recargado con todas sus influencias mimetizadas en una propuesta que transmite sobre todo sensaciones y sentimientos.

También es cierto que Las orillas es un álbum para después de la puesta de sol”.

Crítica en Hipersónica: McEnroe – Las orillas: esplendor en la hierba

13. Fantasmage – Fantasmage

¿Por qué?: “La repetición como argumento estético y artístico es una postura respetable. A ello contribuyeron en su día las obras de Mondrian y Pollock, cuya expresividad se limitaba a la plasmación de figuras más o menos semejantes hasta los límites físicos del lienzo. Pues bien, Fantasmage opinan igual. Su disco debut y homónimo es un canto al garage fantasmagórico y a hacer lo mismo hasta que se agote la fórmula.

Una circunstancia que se acentúa en la recta final del disco, como es inevitable, pero que refulge y repunta cuando le llega el turno a ‘Vaciado’, que comienza con unos rasgueos suaves y la misma voz suave y enjugada, pero también surgida de lo más oscuro del cementerio, de Andrés. Oh, sorpresa. Fantasmage también saben sorprender: a mitad de camino su guitarra explota, el universo (su universo, claro), se expande, y terminas manchado de un color verde viscoso con las irrefrenables ganas de volver a repetir, adicto. Dale al play, dale al play, te susurra Beetlejuice y su alegre compañía. Dale al play porque no te arrepentirás”.

Crítica en Hipersónica: Fantasmage – Fantasmage: siempre metido entre las sombras

12. Estrella Morente – Autorretrato

¿Por qué?: “La variedad estilística de Autorretrato es uno de sus puntos fuertes pero también una losa, pues no solo hay flamenco en él sino también habanera, sones cubanos, jazz y minimalismo nymaniano. Todo ello matizado desde la óptica de un genio creador único como fue el maestro del Albaicín.

Que se haya publicado por fin este álbum de estudio de Estrella Morente, el primero en seis años, es todo un acontecimiento dentro del flamenco. Y no lo es solo por la presencia de Enrique Morente sino porque su hija es categóricamente la mejor cantaora joven de este arte.

Estrella Morente es capaz de desgarrar su voz, convertirla en pura seda, rozar los límites del pop, bordar una habanera de Carlos Cano y hacer lo mismo con un tema de inspiración cubana, adaptándose como si lo hubiera hecho toda la vida a otros estilos que por naturaleza le quedan lejanos”.

Crítica en Hipersónica: Estrella Morente – Autorretrato: antológico

11. Jonston – Veo visones

¿Por qué?: “De Veo Visones me rompen muchas cosas, muchos detalles, muchos tramos. La fragilidad con la que está cantada ‘Canción de fotosíntesis‘ (y el contraste de esos coros casi de comedia, “no, no, no, Margarita, no, no, no”); el título y el organillo madrileño incrustado en el trallazo power-psych que es ‘Bat-chulapo‘; todo el sonido del disco, que palpita, que vive (Mierda, a este paso me va a obligar a decir que es orgánico, con lo que odio ese calificativo); cómo corta en dos minutos y medio ‘La bruja piruja‘ y cómo podría alargarla a esos Mercury Rev buenos (que, por cierto, también podrían emparentarse con el Paisley Underground)…

Frente a la maestría pop de Taller de Memoria, Veo Visones es un disco mucho menos centrado en el estribillo y, sin embargo, mejor todavía. Es, quizás, el momento en el que Jonston parece más seguro de estar haciendo justo lo que quería, una, ejem, obra maestra inmediata que sumar a un año en el que el pop nacional se está desquitando. Una maravilla de la que lo único que no me gusta es lo corto que es todo (hasta lo que se merecía ser más largo) y la portada; esto ya como manía personal”.

Crítica en Hipersónica: Jonston – Veo Visones: el lugar donde es mucho más fácil estar y no desaparecer

10. Las Nurses – Las Nurses

¿Por qué?: “No es un disco fácil, las melodías no son amables y, aparte de ‘Desaparecer estaría bien’, no encontramos ningún tema asequible. ‘La fosa’ es muy esquizoide, su ritmo marcadísimo e infeccioso, lo volvemos a encontrar en ‘Dormido’, en el que los ecos de Parálisis Permanente en el fraseo de Roni Río son todavía mucho más evidentes. Quizá uno de los mayores logros de esta grabación ha sido conseguir que la voz del cantante adquiera tantos matices.

Pero aún hay más hallazgos en ese cancionero. ‘Share The Light!’, tema que abre el álbum y single de adelanto, con sus ritmos sincopados, riff eléctricos e incandescentes y esa melodía misteriosa; ‘Blind Bomb’, lo primero que oímos del disco. Se trata de una pieza equivalente a lo que produce un aparato de electroshock que, cuando parece explotar, contiene un pasaje de esos que en directo te hacen levantar el puño”.

Crítica en Hipersónica: Las Nurses – Las Nurses: alt-rock engrasado, turbio y espástico

09. Los Ganglios – La guapa y los ninjas

¿Por qué?: Musiqueta de la buena. Chiptune tuneao para gente con uñas de cuchilla en su casa, aunque no tengamos claro si los ninjas son jipis, punkis o mod. Cumbias para amantes de los animales. Dedicado a todos los mimetics motherfuckers, llegará el futuro y nos daremos de leches con machetes y puñales. ¿De qué vas, pavo? ¿Hay disco? HAY. A veces te miro y me repito mil veces cómo es posible que seas tan guapo.

08. Toundra – III

¿Por qué?: “(III) es álbum para fans de esos sonidos densos, largos desarrollos, capas de sonido que se transforman en muros, crescendos, intensidad controlada y cambios de ritmo. Todo ello interpretado por un cuarteto que, permitirme la expresión, tiene el culo pelado de tocar”.

Crítica en Hipersónica: Toundra – (III): superando la etiqueta post rock

07. Klaus & Kinski – Herreros y Fatigas

¿Por qué?: “Y tan irónicos, ¿o eso es propio del carácter murciano? Porque el single de adelanto, ‘Ojo por diente’, es todo un ejercicio de ironía a la idiosincrasia todavía imperante en los pueblos de esa España que tan bien retrató Antonio Machado.

Aun así, Klaus&Kinski siguen buscando su lugar, intentando sorprender, si en directo hacían la discotequera ‘Ritmo de la noche’, y en sus dos trabajos anteriores se han atrevido, y lo han hecho bien, con bolero, country canción ligera o tecnopop, aquí ya nos hacen abrir el oído desde que comienza a sonar ‘La duda ofende’”.

Crítica en Hipersónica: Klaus & Kinski – Herreros y fatigas: abran juego para uno de los discos estatales del año

06. John Talabot – fin

¿Por qué?: “Yo soy muy simple y cuando puse ƒIN (2012, Permanent Vacation) en las primeras escuchas me faltaban los hits. Seguía con el deseo de un 12” cuando John Talabot muestra otra cara en el siempre difícil trabajo de adaptarse al formato con su música. Aunque la intención suya fuese elaborar un disco para disfrutar al completo, como un todo, en el que ningún tema tenga un mayor protagonismo que otro, tarea que logra, ‘When The Past Was Present‘ es la excepción a celebrar como buen obús. Y qué obús.

Lo mejor de John Talabot es cómo consigue dotar al House de ese alma que el género ha ido perdiendo en las últimas décadas. Sin recurrir al groove de los 70 y 80 de forma evidente, en sus temas sí hay un sentimiento con el que involucrarse. El viaje que plantea tiene sus crescendos bien situados, recorridos sin resultar excesivos, sus sintetizadores exactos, las bases suaves, sin grandes bajos, voces amenas y que casan con las melodías sin tampoco llevarse más protagonismo que estas. Hablamos de temas con una reiteración en bucle hipnótica, como el House del que es gran seguidor el productor barcelonés”.

Crítica en Hipersónica: John Talabot – ƒIN: todo por el formato álbum, muerte a los hits

05. Cristina Lliso – Si alguna vez

¿Por qué?: “Si alguna vez (DRO, 2012) nos la devuelve con la voz casi intacta, un poco más recia, y con el recuerdo de Esclarecidos, una banda que colocaron temas como ‘Arponera’ en las listas de éxitos de principios de los ochenta, y la creencia a pie juntillas que su proyecto Lliso mereció mejor suerte.

Esta colección de once canciones se va en un suspiro y vuelves a darle de nuevo al play animado por el convencimiento de que te has dejado algún detalle, algún arreglo, algún matiz por el camino. Cristina Lliso en distancias cortas, en acústico, con poco más que guitarras acústicas y leve percusión. Nada que ver ni con su disco de 1998 ni con la última etapa de su antigua banda. Suso Saiz, productor y otro Esclarecido más, se ha encargado de la producción de esta joyita que incluye temas emocionantísimos como ‘En otro mundo’, que ya pudimos escuchar en el EP digital de adelanto”.

Crítica en Hipersónica: Cristina Lliso – Si alguna vez: sí que se le echaba de menos

04. Angel Kaplan – Pictures From The Past

¿Por qué?: “Pictures From The Past no es más que una ampliación de los presupuestos musicales que planteó en Transparent Dayze. Si el mini-LP era mucho más sobrio, más serio, el LP es más barroco, más colorista, como mucho más luminoso.

El contenido es pop sesentero, con un poco de psicodelia y muy melódico, sin llegar a pasarse de azúcar, pero siempre con influencias de ahora y un regusto un poco revival. Son diez temas en los que hay una gran variedad de referencias que van más allá de la pura recreación u homenaje y que exigen ser un melómano empedernido para descubrirlas”.

Crítica en Hipersónica: Angel Kaplan – Pictures From The Past: caminando hacia la excelencia

03. Gran Aparato Eléctrico – Espejo, Espejito

¿Por qué?: Porque siempre es un buen día para destruir cosas. Porque lo lanzó, nos dimos cuenta, nos enamoramos y para cuando quisimos hablar de él ya no existía. Porque compartimos con Cristina (¿ex?-Clovis) la sensación de que siempre acabamos metiendo la mano en un nido de escorpiones. Por ‘Cuando era invisible‘. Por esa canción perfecta de psicópatas que es ‘Entre los bosques‘ (y es suya, por mucho que diga que es de Anntona). Por los rescoldos del último incendio.

02. Espanto – Rock’n‘Roll

¿Por qué?: Porque qué coño vais a acordaros vosotros del rock’n‘roll.

Crítica en Hipersónica: Espanto – Rock’n‘Roll: no le di importancia porque es algo muy común

01. Hidrogenesse – Un dígito Binario Dudoso

¿Por qué?: Por hacernos verificar si somos robots. Porque lo es.

Crítica en Hipersónica: Hidrogenesse, crítica de Un dígito binario dudoso contada por las computadoras

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios