Sigue a Hipersónica

The Boatman's Call

La discografía de Nick Cave tiene la asombrosa cualidad de no gustar a todos de la misma manera. Cada uno de sus fans tiene un disco que es “su disco”, el que más le enamora, el que más le emociona, ese disco que tiene un sitio especial reservado en la colección personal. Igual alguno preferiría que se hablara aquí de cualquier otro disco, pero, sencillamente, The Boatman’s Call es “mi disco” de Nick Cave & The Bad Seeds.

Nick Cave aprendiendo a sobrevivir con un corazón destrozado

Este disco supuso una enorme ruptura con el que fue su predecesor, el adictivo Murder Ballads en el que se dedicó a cantar canciones sobre asesinatos pasionales. Este giro en su estilo estuvo fuertemente marcado por los cambios sucedidos en la vida de Cave, que había roto recientemente con la cantante PJ Harvey. Una relación que, aunque breve, dejó muy marcado al artista australiano y lo demuestra dedicándole directamente tres de los temas del álbum, y también dedicó un tema para la brasileña Viviane Carneiro, madre de su primer hijo.

Cave también seguía luchando fuertemente por su problemas de adicción al alcohol y también a la heroína, contra los que lucharía y se rehabilitaría tras el lanzamiento de este álbum. Pero, aun a pesar de tales dificultades, Nick Cave supo levantarse y dejó las historias de asesinos para elaborar el disco más personal y autobiográfico de su carrera, y considerado como una de las cimas de la carrera del artista junto a su grupo de “malas semillas”.

The Boatman’s Call, un disco 100% Cave

La principal característica del sonido de este álbum reside en el enorme cambio estilístico con respecto a su trayectoria, pasando de tocar un sonido rockero de raíces Post-Punk a acabar con un sonido más minimalista y muy arraigado en el piano. Ese cambio hace resaltar aun más la figura de Nick Cave sobre sus secuaces, quedando estos en un plano totalmente aparte, casi presencial. Perfectamente podríamos estar hablando de un disco de Nick Cave sin necesidad de incluir la coletilla de “The Bad Seeds” (aun partiendo de la base de que es el líder absoluto del grupo).

The Boatman’s Call representa al Cave más sincero, al más vulnerable y al más melancólico. Además de contar con una apertura tan sobresaliente como la de ‘Into My Arms‘, explorando el amor y la religión (que no el amor a Dios, ojo) acompañándose únicamente por los suaves acordes de su piano. Abriendo sus entrañas y mostrando las cicatrices de su alma en un ejercicio de exquisita ejecución.

Una llamada desde la desesperación

También encontramos a un crooner cabreado contra el resto del mundo que, aunque aparente bondad, no es buena en absoluto (’People Ain’t No Good‘). Pero, sobre todo, un hombre hundido que extraña un amor grande aunque breve. Extraña besar a través de su cabello (’Black Hair‘), sentirla por una vez más (’Green Eyes‘) y todos los aspectos de su persona (’West Country Girl‘). Increíble como de un corazón tan magullado y herido consigue salir algo tan bello, puro y visceral.

Hipersónica vota un 9,5Nick Cave no solo consiguió salir de las cenizas de su maltrecho estado emocional, sino que supo sacar provecho de sus cicatrices supurantes para poder firmar uno de los trabajos más brillantes y soberbios de su carrera. Las críticas fueron casi unánimes en cuanto este trabajo, denominándolo la cumbre de Nick Cave & The Bad Seeds. A mi parecer, la cima creativa de la banda se inició con Murder Ballads y acaba con el brillante No More Shall We Part, pero este trabajo siempre será el mejor álbum del grupo, no por tener una mejor calidad al resto (que también la tiene), sino por el importante valor emocional que tiene para mi.

Tracklist de The Boatman’s Call

  1. Into My Arms
  2. Lime Tree Arbour
  3. People Ain’t No Good
  4. Brompton Oratory
  5. There Is a Kingdom
  6. (Are You) The One That I’ve Been Waiting For?
  7. Where Do We Go Now but Nowhere?
  8. West Country Girl
  9. Black Hair
  10. Idiot Prayer
  11. Far from Me
  12. Green Eyes

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios