Síguenos

Rated R

Tras haber logrado acaparar la atención de buena cantidad de radios norteamericanas gracias a la buena factura del debut de su nuevo proyecto, Queens of the Stone Age, Josh Homme se propuso derribar de una patada la puerta del mainstream a base de riffs, lisergia y gamberrismo. El arma utilizada fue Rated R, y el resultado, un éxito.

Un combo imparable

Para acometer la empresa de situar a Queens of The Stone Age en la vanguardia del rock mundial, Josh Homme decidió que era necesario que este proyecto, su proyecto, tomase cariz de grupo estable. Para ello decidió tirar de agenda e invitar a unirse a antiguos amigos con los que había compartido parte de su andadura en años anteriores. Así fue como vinculó a dos figuras que serían fundamentales no ya solo en el resultado de este álbum, sino en el futuro de la banda.

El primero de ellos fue el antiguo bajista de Kyuss y amigo personal de Homme, Nick Oliveri, quien se unió al combo integrado ya por dos de sus ex compañeros en la mítica banda de Stoner Rock. El segundo nombre en unirse al grupo fue el idolatrado Mark Lanegan, ex líder de Screaming Trees, banda donde Homme había tocado tras la disolución de Kyuss. Sin embargo las sorpresas en cuanto a nombres no terminaron ahí, ya que en Rated R Josh Homme logró contar, para colaboraciones puntuales, con gente de la talla de Rob Halford o el productor Chris Goss, nombre fundamental para entender el sonido de este álbum por su labor como músico de estudio.

Búsqueda de un nuevo sonido

Con todos estos nombres era lógico que la expectación se disparase, y la prueba para Josh Homme se antojaba bastante dura precisamente por ello, por tener que responder a tantas expectativas creadas por semejante plantel, y por luchar contra el recuerdo de Kyuss, el cual era inevitable que sobrevolase la carrera de Queens of the Stone Age gracias a la inclusión de Nick Oliveri. Afortunadamente, tanto Homme como Oliveri, quienes compartieron labores de composición, fueron lo suficientemente inteligentes como para alejar Rated R de todo lo que habían hecho en su anterior grupo, realizando para ello una apuesta encaminada a dotar a su nueva banda de un sonido y personalidad propios.

Este interés por deshacerse de la sombra de Kyuss, apoyándose eso sí en lo que ya habían ello en Desert Sessions, llevó al sonido de Queens of the Stone Age a una nueva dimensión, en la que convivían en aparente armonía el rock áspero y enérgico que siempre ha caracterizado a Homme, con la suciedad y frenesí punk en los que tan cómodamente se mueve Oliveri, y la experimentación sonora que entre ambos fueron capaces de realizar partiendo de los férreos corsés que aparentemente suponían sus inclinaciones estilísticas.

Fruto de ello es Rated R, un álbum en el que el salto hacia la madurez de Queens of the Stone Age se hizo imparable, madurez que, paradójicamente, venía de la mano de un rock más alocado, lisérgico y enérgico que su predecesor.

Rock con mayúsculas, punk como dinamizador

Muestra de esta actitud punk, en la que como todos sabemos conviven la transgresión con ciertas inclinaciones festivas, fue el tema que abre el álbum, ‘Feel Good Hit of the Summer‘, donde Josh Homme deja claro desde el primer momento que la autocalificación ‘Solo para adultos’ que dieron al album con su título no fue solamente pose, sino que el disco había sido concebido con la intención de escandalizar, de generar polémica. Tal es así que la edición en vinilo, tras las reticencias recibidas por parte de la compañía discográfica que lanzaría el álbum, acabaría siendo un contenedor de material pornográfico relacionado con el disco, lo cual lo ha convertido en material para coleccionistas años después.

Sin embargo, el punk no juega en Rated R solamente un papel destinado a escandalizar a mentes retrógadas, sino que su presencia se convierte en un elemento dinamizador, en un factor que consigue que, a pesar de la pesadez y lo áspero de lo que Queens of the Stone Age nos presentan, el álbum se nos pase en un suspiro. Y todo con una propuesta puramente creíble basada en lo que Oliveri y Homme querían hacer en ese momento, es decir, pasárselo bien.

Lanegan pone el equilibrio

La tercera pata de la mesa, Mark Lanegan, viene a ejercer de contrapeso a todo lo que Oliveri aporta. Así, mientras que en las apariciones de Nick, Queens of the Stone Age son una apisonadora punk, la sola presencia de Lanegan (la cual adquiriría mayor importancia en Songs for the Deaf), hace que las revoluciones bajen. Tal es su impronta que, desde su único reducto en Rated R, ‘In the Fade‘, es capaz de adueñarse de la vertiente oscura, reflexiva y elegante del combo, la cual se desarrollaría posteriormente pero que tiene aquí su punto de partida.

A pesar de que Lanegan aparece como vocalista en un solo tema, su presencia no es circunstancial en ningún momento. Su participación, gracias a la influencia ejercida sobre Homme en la época de Screaming Trees, es fundamental para dotar al sonido de Queens of the Stone Age de ese equilibrio entre las dos vertientes mostradas en el álbum, jugando como todos sabemos un papel fundamental de cara al futuro.

Y como no, Josh Homme

Hasta el momento nos hemos centrado en lo aportado por Lanegan y Oliveri, las dos personalidades que encarnan las dos caras del sonido de Rated R, las cuales se complementan a la perfección. Sin embargo, esa simbiosis existente entre sus dos personas habría sido totalmente imposible de no ser por Homme, el auténtico líder de la función, persona en la que residen precisamente las dos facetas descritas anteriormente y que, al conocerlas y contenerlas en sí mismo, es capaz de administrarlas y controlarlas a la perfección.

Así es como Homme es capaz de brillar con luz propia en temas aparentemente diseñados para cualquiera de sus compañeros, sobre todo en el nivel instrumental, donde está totalmente inspirado. Riffs de guitarra como el de ‘Auto Pilot‘, uno de los momentos estelares del disco, punteos como el de ‘Leg of Lamb‘ o el desarrollo casi progresivo de ‘Better Living Throw Chemistry‘ demuestran la versatilidad y efectividad de Homme como guitarrista, aunque también es de reseñar su efectivo desempeño vocal en todo el álbum, destacando en ‘The Lost Art of Keeping a Secret‘, primer single superventas editado por la banda.

Hipersonica vota un 8,10La calificación de disco fundamental para valorar el rock de los últimos 15 años es totalmente merecida gracias a la maestría con la que Josh Homme es capaz de unir elementos aparentemente contrapuestos y encima hacerlos sonar totalmente actuales y frescos más de una década después de la presentación del álbum. Quizás hay temas que en principio parecen ofrecer más de lo que realmente dan u otros que no están rematados de la mejor manera, pero ello no resta trascendencia al conjunto de Rated R, uno de los últimos asaltos en los que el rock potente ha sido capaz de derribar el muro de la música mainstream.

Tracklist de Rated R

1. “Feel Good Hit of the Summer”
2. “The Lost Art of Keeping a Secret”
3. “Leg of Lamb”
4. “Auto Pilot”
5. “Better Living Through Chemistry”
6. “Monsters in the Parasol”
7. “Quick and to the Pointless”
8. “In the Fade”
9. “Tension Head”
10. “Lightning Song”
11. “I Think I Lost My Headache”

Sitio Oficial | Queens of the Stone Age

Especial de Queens of the Stone Age en Hipersónica

  • Queens of The Stone Age – Queens of The Stone Age: un disco que deberías escuchar antes de morir
  • Los comentarios se han cerrado

    Ordenar por:

    15 comentarios