Sigue a

Stumbleine

No lo puedo ocultar aunque me repita mucho, casi tanto como el ajo; me sigue sorprendiendo el abanico de posibilidades que ofrece la electrónica actual. De un tiempo a esta parte, son muchos (tantos que empiezan a saturarnos) los proyectos que han surgido y que bajo la rama del dubstep, el future garage o el chillwave, demuestran que la tecnología es un fiel aliado en estos tiempos. Uno de ellos es el de Stumbleine, un tipo que se esconde en el anónimato y que no ha parado de producir en los dos últimos años desde Bristol.

Como además no podía ser de otra forma, y como muchos otros productores de estos géneros, Stumbleine nace de la semilla que Burial empezó a germinar a mediados de los años 2000. Con salvedades obvias como los marcados ritmos ofensivos o las bases tétricas, este proyecto se inspira en William Bevan sobre todo en esas secciones vocales fantasmagóricas, que tanto estremecen. También en la suavidad de la textura sonora encontramos otro punto donde común donde converge con el Burial menos funesto.

‘Nightbus’, otra etiqueta que te arrincona en ti mismo

Por supuesto, no todos los hijos quieren ser como su padre, y aunque existan semejanzas, también hay características distintas que precisamente son las que vertebran su proyecto. En el caso de Stumbleine, ese eje es un ambient pop con reminiscencias shoegaze que va jalonando la estructura chillwave que su música rezuma. Porque en realidad este inglés no es nuevo en el mundo de la música, es uno de los tres integrantes de Swarms, conjunto de future garage también residente en Bristol.

La principal característica que encontramos en la música de Stumbleine es esa capa volátil que puede ofrece el chillwave, esa sensación de estar en una realidad paralela donde no existen los problemas, sólo la (maldita sea) nostalgia, lo cual puede ser a su vez un problema, si es que eres un sensiblón. Al igual que con otros muchos ilustres de estos géneros, representa a las mil maravillas esas ganas de estar solo, de quedarse pasmado un cuarto de hora en la ventana viendo cómo llueve. No todo iba a ser trip-hop en Bristol.

En este sentido, y dentro de la diáspora de géneros que podrían recoger su sonido, él mismo ha acuñado un término para definir su música, nightbus, que también refleja las emociones que recogen su música. El otro rasgo distintivo es, por descontado, esa voz femenina sampleada hasta la saciedad, que se desliza suave sobre tu oído. A día de hoy no es una novedad, pero vaya si funciona. Nuestro anónimo amigo tiene canciones muy potentes emocionalmente.

Tanta buena influencia no podía ser mala

Seguramente ya lo habíais intuido. Y en efecto, es así, el nombre de Stumbleine lo tomó de la canción de los Smashing Pumpkins. Y es que le gusta mucho el rock independiente de los 80/90. Él dice que se crió con la música indie, cosa que al final acabó por configurar su futuro devenir musical. Y se nota. Aunque haya estado en Swarms, lleva más de diez años tocando la guitarra. De hecho, él era el que se encargaba de tocarla en el trío.

Pero esto no es todo, el hecho de que se desprendan postulados shoegazeros en sus canciones no es casual. Reconoce que Kevin Shields de My Bloody Valentine es uno de sus ídolos. Y es que sus gustos por los grandes clásicos de la música shoegazera de los últimos veinte años le han dejado huella, por eso encontramos melodías coloridas y que se difuminan en varias capas de reverberaciones y secciones vocales femeninas, al más puro estilo Cocteau Twins.

Asimismo, también se atreve a hacer versiones de esos grupos que fueron referencia para él. Podemos decir además que no le salen precisamente mal; que es uno de sus miedos, intentar hacer una versión de esos grupos y acabar destripando un clásico. Pero sabe lo que se hace y logra llevar a su terreno un clásico tan personalísimo como el Fake Plastic Trees de Radiohead.

Obviamente no sólo los referentes de la música independiente de la última década son sus únicas influencias. Confiesa que acabó cayendo en esto de la electrónica gracias a artistas como Boards Of Canada o Four Tet. Entre ellos, como no podía ser de otra forma está Burial, del que dice que su debut significó un gran cambio para él. Pero lo mejor es que a pesar de tener esa referencia tan clara, ha sabido esculpir su proyecto, que hoy por hoy le sitúa más cerca de artistas como Balam Acab.

Una máquina de producir

Refugiado en la auto-producción, Stumbleine es lo que conocemos coloquialmente como un culo de mal asiento. Desde 2011 lleva editando ingente cantidad de material en solitario. Sobre todo ep’s y temas sueltos que ha ido recogiendo en recopilatorios este año como Ghosting o Sunshine Girls. Amén por supuesto de las colaboraciones y remixes que ha hecho con vocalistas como Asa o CoMa. Es difícil llegar a él por su anonimato, pero muy fácil perderle la pista porque no para quieto con colaboraciones, mixtapes o remixes.

Este año además ha sido el elegido para debutar en largo con Spiderwebbed, un muy buen trabajo donde muestra su sensibilidad a la hora de plasmar todas sus ideas estilísticas. Desde unos beats apaciguados y cocidos a modo de downtempo en Capulet hasta montañas rusas emocionales como la de The Beat My Heart Skips, es un trabajo para escuchar y disfrutar lentamente, corte a corte.

Por el cariz melancólico y difuso que toman sus canciones en ocasiones, podría resultar un álbum lineal y costoso de escuchar, pero lejos de eso, ofrece tantas vertientes compositivas, fruto de sus ricas influencias, que cada vez te resulta más corto. Durante el trayecto, podemos intuir pistas tan obvias a Burial como Kaleidoscope o auténticos homenajes como Fade Into You, que es otro cover, pero esta vez de Mazzy Star.

Así que este es Stumbleine, otro que al igual que Bevan, prefiere mantenerse en el anonimato y hacer que nos centremos en lo verdaderamente importante, su música. Mientras siga, editando él mismo sus producciones, seguro que seguirá creando bellas producciones como las que hoy hemos repasado, y ojalá homenajeando sin parangón temas clásicos tan limpiamente ejecutados.

Dice que en directo pone efectos visuales en una pantalla, necesario y lógico por otra parte, dado el engranaje sonoro de su ‘nightbus’. Nosotros lo seguiremos llamando chillwave para entendernos. Por cierto, gracias. Gracias de nuevo Burial por abrir la veda.

Sitios oficiales | Bandcamp, Soundcloud

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios