Sigue a Hipersónica

Yo La Tengo

Vivo con la extraña sensación de que un nuevo disco de Yo La Tengo me da pereza. Extraña en mí, porque es uno de mis grupos favoritos, y no tan extraña en general, porque, en el fondo, está claro que ya hace tiempo que lo dijeron todo sobre ellos y ahora lo que hacemos, tanto nosotros como el propio grupo, es revisitar una y otra vez las viejas emociones. Que no hay nada (o mucho) de malo en ello: aún me siento a gusto en la habitación de casa de mis padres y eso que hace años que no duermo por allí.

Vivo con esa extraña sensación, la de que no me apetece demasiado volver a escuchar Fade, la de que nunca encuentro el rato para prestarle la atención suficiente y no sólo para ponerlo de fondo. De hecho, el problema es que me lo he puesto demasiadas veces de fondo.

Y, sin embargo, en esta partida que estamos echando el nuevo disco de Yo La Tengo y yo, hay una vida extra que parece que durará meses: ‘Ohm’, la canción que lo abre. Porque lo han vuelto a hacer: una vez más, se han sacado una canción indispensable de apertura. Son especialistas, casi nunca han fallado y lo que es mejor: resulta que también llevan poniendo lo mejor de sí en las de cierre.

Yo La Tengo, siempre queda un día grande por llegar


Veamos:

  • Ride The Tiger es un disco donde Dave Schramm es quien manda y, de hecho, aún hay muchos fans de la primera parte del grupo que le echan de menos. ‘The Cone of Silence‘ es impepinable, empapada del (para mí) mejor underground de los 80 en EEUU, el que recogía las raíces y las mezclaba, en este caso, con la Velvet. Y aunque creo que la mejor canción del disco pueda ser ‘Alrock’s Bells’ (ése sí que hubiese sido un cierre brutal), habrá que ver que ‘Closing Time‘ tenía el don de la juventud y de “dale al play de nuevo, chaval”, incluso con su sonido ruinoso.
  • Si alguien pasa por el primero corte de Fakebook de puntillas, que lo diga y le daremos lo que se merece destierro eterno. ‘Can’t Forget’ es Ira Kaplan poniéndose a la altura de todos los clásicos que van a formar parte de este raro disco de versiones con una canción dulzona y que eleva la palabra “melancolía” a su justo lugar. Y oír a una Georgia country cantar ‘What Can I Say‘ descoloca tanto como deja de buen humor para todo el día.

  • May I Sing With Me es un disco que hay que escuchar mucho más, Yo La Tengo pre-ídolos de la juventud alternativa-a-qué, aún con tanto que decir. Que decidieran ponerse las pilas con casi cuatro minutos de instrumental in crescendo es maravilloso, especialmente cuando llega el primer puente, en torno al 1:20, y ya sabes que te han vuelto a desarmar. Y que desearías que alguien cantase para cantarla tú también. Y van ellos y empiezan a cantar. Daban amor y se merecían tanto.

Que ahí, además, está por ver cuál es la canción de cierre, porque según la edición que pilles, sale los diez minutos de ‘Sleeping Pill’ o el choque con John Coltrane de ‘Satellite’. Una, mirar a un eclipse de sol sin gafas para hacer música para mirar a un eclipse de sol sin gafas; otra, de desarrollo fascinante y sinuoso y un teclado para no olvidar.

En la cumbre del mundo cualquier canción vale para abrir y cerrar

  • Claro, en los discos infalibles es más fácil que esto cuadre. Pasa en May I Sing With Me y en Painful. ‘Big Day Coming‘ es un clásico, quizás la canción que mejor puede definir muchas de las caras del grupo; y aunque ‘The Whole of The Law’ sea el momento de emoción más pura del disco, no hay nada que lo resuma tan bien como los siete minutos encendidos de ‘I Heard You Looking‘.
  • No, había muy pocos que llegaran a esas cotas de intensidad en los 90 abriendo y cerrando discos. Aunque Yo la Tengo repetían sin problemas. Y si de ‘Decora‘ es complicado olvidar cómo engarza el bajo de James con la guitarra expresionista de Ira antes y después de que Georgia empieza a cantar, de ‘Blue Line Swinger‘ te lo zampas te meriendas hasta el hueso. Tirar la canción al aire e ir recogiendo su hilo, poco a poco. Y tan poco a poco, en nueve minutos.

  • En I Can Hear The Heart Beating As One, el grupo ya sabe que el camino en breve le va a marcar que toca volver. Y aunque van tirando hacia otros lugares en uno de los discos más eclécticos, abren con un recordatorio de su anterior disco, el 1:40 de ‘Return to Hot Chicken’, intro breve pero no desdeñable. Y sí, por fin se deciden a cerrar de nuevo un disco en acústico, con la encantadora ‘My Little Corner of The World‘. Es decir, que abren pensando en sí mismos y cierran autoafirmándose, cantando que allí hay un lugar seguro:
We’ll ride away
In my little corner of the world
I always knew that I’d find someone like you
So hop o’er to my little corner of the world

Saber hacer lo mejor que sabes y saber cuándo hacerlo

  • En esa tesitura, no extraña que el grupo decida que la noche de Hoboken se merezca los diecisiete minutos con los que concluye And Then Nothing Turned Itself Inside-Out. Diecisiete minutos de poca comodidad y algo de boca abierta, sobre todo cuando, si le das de nuevo a comenzar el disco, encajan con la misteriosa ‘Everyday‘, pero sólo a ratos con el resto del disco.
  • A partir de aquí, el asunto de abrir y cerrar los discos por todo lo alto se hace aún más visible. Quizás porque sus discos ya empiezan a estar menos afinados, quizás porque lo que los abre y los cierran sí que es como descorchar una botella de champán, cerrarla y volverla a abrir de nuevo sin que haya perdido fuerza. ‘Pass The Hatchet…‘ junto a ‘The Story of Yo La Tango‘; ‘Here To Fall‘ junto a ‘The Glitter is Gone‘; y ahora ‘Ohm‘ junto a los violines de ‘Before We Run‘.

Decís, varios, que Yo La Tengo nunca sacarán un disco malo. Y a mí me da miedo que se hayan convertido en AOR-Alternativo (aunque no piense que sea así… pero mi relación con su nuevo disco sea rutinaria). Y, sobre todo, me da miedo que sus discos pasen a ser, en algún momento, paquetes de otra-vez-las-canciones-de-siempre con dos chispas de genio al principio y al final. Me da miedo que todo sea como en Summer Sun.

Pero eso sí, fijaos en el recopilatorio que les ha quedado sólo con esto.

Yo La Tengo en Hipersónica

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario