Sigue a Hipersónica

The Troggs

De un cáncer a los 71 años ha muerto Reg Presley, líder de los Troggs y el responsable de sus viscerales interpretaciones, uno de los signos distintivos de una banda inmiscuida en lo más alto de las listas de ventas mundiales con maneras proto-punk y garageras… y una leyenda a la altura.

La fiesta eterna de los Troggs

Cuando los Troggs se formaron en 1964 al sur de Inglaterra, en Andover, llamaron la atención de Larry Page, que también era manager de los Kinks. De maneras salvajes pero dulzes y mezclando el rock’n‘roll sesentero con un angst adolecente por encima de la media de aquel momento, los Troggs capturaron su esencia en la emblemática ‘Wild Thing‘, pero no la dejaron ahí.

De hecho, el imaginario popular ha prestado también atención a otras canciones de los Troggs. En un top ten estarían, por supuesto, la imprescindible ‘With a Girl Like You‘, de coros casi beodos y sobrada de actitud, es su momento más dulce. En Inglaterra consiguió el número 1 en 1966, pero en EEUU sólo llegó hasta el 29.

Con ‘Wild Thing‘ sí habían logrado el número uno, pero los Troggs dejaron escapar la oportunidad retrasando su primera gira estadounidense.

Gargantas punk con corazoncito

I Can’t Control Myself‘, con una de las líneas de voz más crudas del grupo, demuestra bien la fiesta que llevaban encima y anticipa cómo se afrontarán las canciones en el punk. Pero en sus discos pre-1970 siempre había espacio para algo más dulce.

En esa parte, el corte más emblemático es ‘Love Is All Around‘, que en los 90 harían éxito mundial acaramelado Wet Wet Wet, pero que en los Troggs conquista especialmente por el tono de balada juguetona y… sí… sexy (horror). Hubo una época en la que R.E.M. la tocaban en vivo con coña reverencial (de hecho, en mi caso fueron decisivos para ir hacia atrás y buscar de dónde salía aquello cuando lanzaron Athens, Andover).

Buenas vibraciones en las cintas de Spinal-Tap

Los Troggs intentaron volver a asomarse al éxito en numerosas ocasiones, dejando por el camino algunas de las decisiones estilísticas más extrañas de entre todas las que podían haber exprimido. Ahí queda esa chulesca (y magnífica) versión del ‘Good Vibrations‘ de los Beach Boys. Es cierto que ellos sólo la podían haber hecho así, pero también que no era fácil venderla.

El momento cumbre de los Troggs crepusculares llega cuando comienzan a moverse entre los aficionados musicales The Trogg Tapes, o el momento en el que Reg Presley enseña todas las entrañas de estar en una banda de rock con necesidad de éxito.

The Trogg Tapes son, básicamente, el “así se hizo” de uno de los discos del grupo… pero con ellos discutiendo todo el rato, jurando en hebreo y arameo y aspirando a establecerse como récord canónico de ‘fucks’ grabados por segundo.

La transcripción completa que hizo Larry Page de las Trogg Tapes la podéis encontrar aquí, pero es recomendable escucharlas para comprender por qué fueron influencia decisiva para This Is Spinal Tap.

Ahora que Reg Presley se ha ido está claro que se le podría dedicar su emblemática frase: “Wild Thing, you make my heart sing”. Pero casi que mejor le dejamos bien clarito que no, que esto no está bien, como él se lo decía a Ronnie:

Don’t just keep saying, “Ah, yeah, well that ain’t right”. I know that ain’t fucking right. I can fucking hear it ain’t right, you cunt.

Ya nunca estará bien.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario