Sigue a Hipersónica

The Flaming Lips

Bueno, vale, los Flaming Lips sacan un disco por San Valentín en forma de corazón. De corazón sangriento. De amor a la locura, esperamos. Y, además, ya han anunciado su nueva obra “normal” (si eso existe) En cualquier caso, llevo un tiempo pensando en por qué no hay más gente como ellos. Y está claro: porque, entre otras cosas, a ver quién iba a pensar en hacer canciones sobre estos cinco temas.

1. Animales en Navidad

Hay algo que a Steven Drodz siempre le ha molestado de The Flaming Lips: las letras que hablan de animales. Y ahí está Wayne, que en Clouds Taste Metallic no se conformó con una y a ‘This Here Giraffe’ le sumó ‘Christmas at The Zoo’.

Pero la culpa es de Steven:

“Tenía la música y la melodía en una demo de un cuatro pistas, pero, claro, no le di ninguna directriz cuando me preguntó: “Bueno, ¿y de qué quieres que vaya la canción? ¿Alguna idea? Mi respuesta siempre suele ser la misma: “No, no tengo ni la más ligera idea sobre qué quiero que cantes”. Así que cuando un par de días más tarde vino y se puso a hablar de animales en el zoo y Navidad y todo lo demás fue en plan… “¡Dios mío!”

Así fue como salió la fábula ecologista de Wayne. Ecologista, por cierto, al estilo Animal Man de Grant Morrison:

I opened up the fence where the peacocks were, the lamas were
Unleashed the snakes and seals could all get out, but they

Refused to leave

All of the animals agreed they’re not happy at the zoos
But they preferred to save themselves, they seemed to think
They could

The elephants, orangutans, all the birds and kangaroos all said
Thanks but no thanks man, but to be concerned is good

2. La dura vida diaria del científico entregado a su trabajo

Race For The Prize‘ es una de las canciones mejor valoradas de los Flaming Lips y no ha de extrañarnos la razón: abría su disco más unánimemente aclamado y su sonido era fascinante.

La letra también, explicada por los propios Flaming Lips en el libreto del imprescindible The Soft Bulletin: dos científicos compiten por ver quién es el primero que consigue el logro de curar una enfermedad hasta entonces imposible de tratar, y cada uno de ellos está tan determinado a lograr el éxito que sacrifica todo.

Two scientists are racing
For the cure of all mankind
Both of them side by side
So determined

Locked in heated battle
For the cure that is their prize
But it’s so dangerous
But they’re determined

Theirs is to win
If it kills them
They’re just human
With wives and children

Como dirían en Austin Powers, “nadie piensa en las familias de los cientifícos”

3. Astronautas enamorados

They Punctured My Yolk‘ es una de las canciones más melancólicas que jamás haya escrito el grupo. Y va sobre dos astronautas que, mientras se preparan para la siguiente misión espacial, se enamoran perdidamente uno del otro y piensan en la emoción de ir al espacio.

Pero, claro, todo depende de la NASA y, al final, a él no le eligen entre los que formarán parte del equipo que viajará al espacio exterior. “El poder es lo que hizo que me apartaran de ti”:

They never called me up to the tower, we have it to them, they had the power,
And power is the thing that made you take off from me

We trained hard for the mission, all floating over, though we’re in zero gravity
Now I’m left here on the landing, the rockets flame boost,
As it’s leaving without me, and you go off in the sky.
Good-bye. Good-bye.

El Major Tom de David Bowie, enamorado y en tierra:

Look at the clouds burst, they’re growing taller,

And as yer ship leaves in the distance my world gets smaller,
And it takes you worlds away, a million light years from me
Oh, Oh, Oh

4. Muhammad Ali noqueando a Spider-man mientras éste le declara su amor

O, como diría Stan Lee, ‘nuff said:

At the seventh round you make a sound
Muhammad Ali only knocks me down
He whispered to tell the truth
I say, “I’m in love with you” at the knock out count
The audience cheers as the champ wins out
But now you know the truth

Honesty can kill the fighter
Muhammad Ali knows the same
Honestly the truth is power

5. Kim Deal

Con Kim Deal (Pixies, Breeders), Steven hizo muy buenas migas durante un Lollapalooza. Y sí, por eso es la musa de ‘Kim’s Watermelon Gun‘, aunque a saber cuál era el secreto que escondía entonces:


Well Kim’s got the answer with her watermelon gun
And all the celebrities want permission,
But she won’t give it to them, til they learn how to love
And Kim’s got her watermelon gun, cause its the consciousness of love

And wouldn’t it be dumb if all their atrocities were just forgiven
But she won’t give that to them, until they learn how to love.
And Kim’s got her watermelon gun, cause its the consciousness of love.
She won’t give it to them, she won’t give it to them

Sólo ella (o quizás Frank Black) se dedicaría una canción a sí misma. A ver si Ferraia se decide a dedicarle un post, al menos.

Y así muchos más, desde superhéroes del día a día que lo descubren tras un ligero dolor de cabeza hasta conductores de ambulancia, pasando por luchas de robots, abortos, el comportamiento cinético de unas balas de ciencia ficción y, sí, una canción sobre una chica asquerosa que usa la gelatina para todo. Y también algunas de las canciones más hermosas de los últimos 20 años sobre el carpe diem, la importancia de sentirse vivo y amar a los que te rodean y ser capaz de ver la magia de cualquier pequeño gesto.

The Flaming Lips en Hipersónica

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios