Sigue a Hipersónica

Eurovisión

Ya se ha comenzado a hablar del Festival de Eurovisión en su LIII edición, que por primera vez en su historia tendrá dos semifinales y una final. Para la final ya están clasificados el país anfitrión, Serbia, y el llamado Big 4 (España, Francia, Reino Unido y Alemania). En cada una de las semifinales habrá nueve finalistas elegidos por televoto y uno más por un jurado.

La elección del artista que representará a España en Eurovisión será por vez primera a través de internet. La primera fase de esta selección se hará mediante MySpace, donde se ha abierto una página para que todos los que cumplan los requisitos puedan participar.

La mecánica es simple: solamente hay que abrir una página en esta red social, grabar un vídeo-saludo y el audio de la canción. El plazo para apuntarse termina el 10 de febrero. Después, todo irá rodado: entre el 11 y el 20 de febrero votarán los internautas y de ahí saldrán cinco canciones, a las que habrá que sumar otras cinco elegidas por productores, críticos y otros expertos.

El candidato elegido saldrá de un programa especial que la primera cadena de TVE emitirá el 1 de marzo, en el que los telespectadores votarán mediante llamadas y mensajes SMS. Malena Gracia ya ha apuntado su canción Un poquito más, ¿será al final ella la elegida?

Pero, tras las fracasos estrepitosos de los últimos años en Eurovisión, incluído el del año pasado de Nash, no está de más repasar los seis mayores desastres españoles en este festival. Ahí van:

Remedios AmayaQuién maneja mi barca

La barca de Remedios Amaya se hundió sin remedio en Munich en 1983, quedando últimos empatados conTurquía y 0 puntos en la votación final. Ni la canción, ni la ropa (Remedios Amaya iba descalza) ni la manera de interpretarla, ayudó mucho. Quién maneja mi barca estuvo a punto de terminar con la carrera de la cantante, que sigue en activo cantando lo que mejor sabe: flamenco.

LydiaNo quiero escuchar

En cuanto veáis el vídeo os acordaréis de la canción. Lydia, una joven cantante con una carrera ya lanzada, sucumbió a Eurovisión con una canción muy lenta y un vestuario casi circense, un colorido vestido de Agatha Ruiz de la Prada. Quedamos en el puesto 23 con un solo voto. Lydia no levantó cabeza desde entonces y todavía se le busca.

Las KetchupBloody Mary

Otro tema vergonzante enviado a Eurovisión fue el de Las Ketchup, que enterraron su carrera con su participación en el festival en 2006. Quedamos en el puesto 21 con tan sólo 8 puntos. Sobran las palabras tras volver a ver el videoclip de su participación.

Antonio Carbonell¡Ay qué deseo!

El cantante madrileño llevó en 1996 a Oslo un tema de Ketama que no gustó en Europa. Ni iba con su perfil flamenco, su tío político es Enrique Morente, ni lo cantó bien en directo. Al final quedamos en el puesto 20 con 17 puntos.

Patricia KrausNo estás solo

La hija del fallecido tenor Alfredo Kraus probó fortuna en Bruselas en 1987. Ni la propia canción, ni el vestuario ni nada de nada evitó lo que se veía venir: otro gran fracaso evidenciado por los 10 puntos obtenidos y el puesto 19. El clip es impagable, ¿o no?

BraulioSobran las palabras

Admito que es el año 1983, pero ni el traje y el estilismo que llevo Braulio ni la canción podrían haber hecho nada por nuestra presencia ese año en La Haya. Únicamente recibimos 11 puntos y quedamos en el puesto 16 de 18 participantes. ¡Sobran las palabras!

Sitio oficial | Eurovisión

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios