Síguenos

samriley.JPG

Por fin se ha desvelado una de las incógnitas de una de las películas más esperadas, cuyo rodaje se anuncia, y que más morbo despierta entre los aficionados a la música.

Estamos hablando de Control, el biopic sobre la figura de Ian Curtis, el cantante de Joy Division.

Será dirigida por el fotógrafo y realizador de videos y filmes musicales Anton Corbijn, quien ya realizó el vídeo de la canción Atmosphere cuando Factory editó en 1988 el recopilatorio “Substance”, un bonito trabajo en blanco y negro.

El elegido para interpretar a Ian Curtis ha sido el debutante Sam Riley, cantante del grupo 10.000 Things, desbancando a candidatos como el mismísimo Jude Law.

El papel de esposa del cantante será interpretado por Samantha Morton y New Order trabajarán en la banda sonora reinterpretando temas de Joy Division.

Se espera que la película capture el espíritu de la banda, denso y torturado, que sumado al suicido del cantante el 18 de mayo de 1980 convierte su discografía en una de las más señaladas no sólo del rock siniestro sino de la música en general.

Lo curioso es que la película está inspirada en las memorias de la viuda de Ian (con quien tuvo una hija) Deborah Curtis “Touching from a distance: Ian Curtis and Joy Division” editado por Faber en 1995 y que roza en muchas ocasiones el amarillismo más que resaltar la figura romántica del cantante.

La esposa recuerda anécdotas y pasajes de su vida más bien desmitificadores y las fotos del libro (de la boda, de la vida en común, de paseos por la playa) traen un Ian Curtis más cotidiano, que hacía la compra y se emborrachaba en el pub, lejos del mito.

Su epilepsia, sus problemas físicos y su figura desgarbada contribuyeron a crear una figura desgarrada (recordemos su standard “Lowe will tear us appart”) que tampoco sale muy bien parada o al menos desvirtuada en el film de Michael Winterbotton “24 Hour Party People” sobre Tony Wilson, el sello Factory y la música independiente de Manchester en los primeros ochenta.

También es de significar cómo el resto de miembros del grupo formaron New Order que se convirtió en uno de los referentes de la música dance de los ochenta abrazando ritmos bailables y el acid house y los sonidos ibicencos. En sus declaraciones recuerdan a Ian Curtis como uno más en las borracheras y líos de la banda, aunque eso sí, con tendencia a la depresión y agobiado por problemas sentimentales.

Sin embargo veinticinco años después Joy Division sigue siendo uno de los grandes iconos de la música independiente y su influencia no cesa, desde gente como Interpol, Nouvelle Vague, Jose Gonzalez o Señor Chinarro y sus canciones siguen sonando tan intensas como al principio. Esperemos que la película les haga justicia.

Sitio Oficial | New Order/Joy Division Web Site
En Internet Movie Database | Control

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios