Sigue a Hipersónica

Stairway to Heaven

Hace unos días, más concretamente el 5 de marzo, la mítica canción ‘Stairway to Heaven’ cumplió cuarenta años. Aunque su lanzamiento físico no tendría lugar hasta la llegada del cuarto álbum de Led Zeppelin, en noviembre del 71, la primera presentación en público del tema tuvo lugar unos meses antes en el Ulster Hall de Belfast.

Cuenta el bajista y teclista John Paul Jones que la primera recepción del público fue bastante apática, pues los asistentes a aquel concierto celebrado en la capital norirlandesa se aburrían y querían escuchar material que ya conocieran. Desde luego, no eran conscientes de que estaban asistiendo a un pedazo de historia del rock. Con la presentación del tema en radio unas semanas después empezó a hacerse más popular, tanto que a partir de ahí se convirtió en un imprescindible en todas las actuaciones del grupo británico.

A tal punto llegó la cosa que Robert Plant terminó por mostrarse cansado de tanto cantarla cuando el grupo se disolvió a principios de los 80. También en radio hemos tenido ‘Stairway to Heaven’ hasta hartar, pues se estima que es la canción más veces emitida por las ondas hertzianas en la historia, siendo además la partitura de rock más vendida de todos los tiempos. Ni el guitarrista Jimmy Page se esperaba algo así:

“Sabía que era buena, pero no podía esperar que se convirtiera casi en un himno… Lo que sí tenía claro es que se trataba de la joya del disco.”

Una escalera al cielo de la música

La canción va de menos a más, comenzando con una memorable y delicada introducción de guitarra que supera los dos minutos, pasando luego a una zona media más eléctrica que desemboca en su impresionante solo de guitarra de un minuto de duración, y cerrando con la parte más cañera, donde Plant sencillamente se sale de todos los registros. Esta es la estructura básica de ocho minutos, la que todos tenemos grabada a fuego en nuestra mente y nuestro corazón, pero obviamente la canción es mucho más.

Led Zeppelin acostumbraban a tocar una versión extendida durante sus actuaciones en vivo, que podía llegar hasta los diez minutos a base de estirar el solo. Para evitar el cambio de instrumento que era necesario en un determinado momento de la canción, Jimmy Page empleaba la icónica guitarra de dos mástiles Gibson EDS-1275, que hoy en día todos relacionamos con este músico.

A colación del solo de guitarra, tocado originalmente con una 1959 Fender Telecaster, se cuenta que Page improvisó tres distintos durante las sesiones de grabación, y que luego era incapaz de decidirse por uno de ellos. Supongo que sería algo así como tener tres hijos y que te preguntaran a cual quieres más. Desconozco cómo serían las alternativas, pero para mí la opción elegida finalmente es perfecta. Andy Johns, ingeniero de sonido durante la toma, explicaba así la situación:

“Recuerdo estar sentado en la sala de control, con Jimmy de pie a mi lado dando pasos que no iban a ningún lado. Podía ver que se estaba volviendo un poco paranoico, y al mismo tiempo yo también. Me giré y le dije: “¡Me estás volviendo paranoico!”. Y el él me respondió: “¡No, tú me estás volviendo paranoico a mí!”. Nos metimos en un estúpido círculo de paranoia.”

Mitos, polémicas y legado de una canción única

Jimmy Page

Como toda pieza mítica en la historia de la música moderna, ‘Stairway to Heaven’ no ha estado exenta de cierta polémica. La más célebre de todas es la del supuesto mensaje satánico que se descifra en la parte media de la canción, cuando se reproduce el vinilo en sentido inverso. La banda siempre ha negado estas acusaciones, y mi opinión personal tras haber escuchado el polémico fragmento es que se trata de una sencilla estupidez, propia de gente muy aburrida en esta vida.

También se han producido acusaciones de plagio, que relacionan la introducción de guitarra con la instrumental ‘Taurus’ de Spirit, publicada dos años antes. Page era fan del grupo y en verdad se pueden apreciar algunas semejanzas, pero éstas no van más allá de unos pocos segundos y tampoco me parecen excesivas. Por descontado nunca ha habido ningún tipo de denuncia, sólo las típicas discusiones entre aficionados.

La canción ha sido versionada infinidad de veces por artistas de todas las ramas, y necesitaría otro artículo igual de extenso que éste para recoger todos los premios y menciones que se le han concedido. Una composición sencillamente maravillosa, cuya magnitud hace que haya dejado de ser un tema más de un grupo rockero de los 70, para convertirse en una brillante obra que pertenecerá para siempre al ser humano en conjunto. Unas consideraciones finales de Page para terminar:

“‘Stairway to Heaven’ cristaliza la esencia de la banda. Tiene todo lo que somos y muestra lo mejor de nosotros como banda, como una unidad. No hablo de solos ni nada de eso, está todo ahí”.

Vídeo | YouTube

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

36 comentarios