Sigue a Hipersónica

Spotify planeta distante

Queridos señores grandes del Spotify,

soy un tierno infante que sigue creyendo en los Reyes Magos y hasta en ese señor campechano que sale cada Navidad y me somete a un coma profundo. Así que si creo en ellos imagínense en ustedes. Ante todo, esperanza de que conviertan su programa en el mejor reproductor de música de la historia. Hasta el momento solo ha habido mojones. Esto entre ustedes y yo, que si lo lee mi mami me limpia la boca con jabón. Es muy suya la jodía.

El otro día me ilusioné mucho con el lanzamiento de la nueva versión del Spotify. Permítanme que les diga que no me tragué la parafernalia de esa charla hacia al público tan de moda hoy entre las empresas guaysh. Bastante tengo con el campechano. A mí el marketing de forma más oculta. Si al final pago todos los meses la cuota completa del programa, no me pidáis más.

El público os hace caso

Publico Spotiify

Me sorprendió ver tanto ruido por Twitter, esa red social donde cada mínimo acontecimiento puede ser digno de un debate de las Naciones Unidas por una relevancia fantasma. Habéis conseguido vender el producto, ¡me cachis!, digo la ilusión a las personas de tener una necesidad satisfecha con un programa que es la bomba: toda la música a golpe de click y en streaming. Eso es una maravilla. Que faltan tres o cuatro o cinco grupos, pues sí, pero antes faltaban millones y éramos felices. Habéis logrado lo más difícil: crear una marca asociada a valores positivos.

Por una módica cantidad al mes tenéis ya más de 2,5 millones de usuarios de pago en todo el mundo. Oye, que os está yendo bien y eso. Si contamos que somos más de siete mil millones de personas es poco, pero la demagogia para otro momento. ¿Cuánto lleváis en activo? ¿Desde el 7 de octubre de 2008? ¿Y ya tenéis 2,5 millones de personas suscritas? Sí, es muy poco. Decídselo a los periódicos y a quienes tienen tantos amigos que nadie quiere quedar a tomar un café con ellos. Es poco.

Los mayas no confían en Spotify

Mayas Spotiify

¿Que se os bajan del carro muchos sellos de electrónica? Pues bien. Eh, noticia en Menéame. Estáis acabados. Mañana echáis el cierre. A todo esto: ¿quiénes son esos sellos? ¿Cuántos los conocen? ¿Qué catálogo tienen? ¿Qué tipo de negocio buscan? Ah, vale, que por ahí anda Skull Disco y el señor Shackleton. Seguro que él busca el lucro y una retirada en las Bahamas.

Señores de Spotify, no hagan caso a tales globos sonda. Van por buen camino. ¿Alguien echa de menos a Coldplay, The Beatles o AC/DC? Si tanto les gusta tales grupos por qué no tienen los discos y así no tendrían que lanzar lagrimones contra su aplicación? Esa gente es muy cutre, señores de Spotify. No les conviene. Háganme caso, que soy un tierno infante pero sé cómo sacar los cuartos a mi abuela. Y esos que tanto se quejan por algunas trivialidades no son su público objetivo.

La competencia

Competencia Spotiify

Que si Apple saca su nuevo servicio, que si Google también, que si que si que si… El único que si son los 2,5 millones de usuarios suscritos a Spotify. El resto son castillos en el aíre. iTunes y Google llevan vendiendo humo desde tiempo ha. ¿Por qué no han logrado lanzar algo mejor que Spotify todavía? Ah sí, los esfuerzos han ido a parar a Google+ y Ping. Yo si fuese ustedes, señores de Spotify, estaría temblando. ¡Qué viene el coooooco!

Ménage à trois con las publicaciones

Menaje Spotiify

Señores de Spotify, no se asusten. Sé que cuando eran tiernos infantes como yo no sabían qué era lo del menaje del hogar éste, pero ahora tenemos Internet y lo mismo que consumimos su servicio le dedicamos otras tantas horas a otros. El movimiento que han hecho hacia los medios me ha encantado. Entiendo la música como un compendio de actores y uno de ellos es el de la opinión. Cualquier pensamiento contrario a esto sería absurdo por mi parte, como podrán comprender, señores de Spotify.

A los medios hay que leerlos, hay que ver qué se lleva, qué no se lleva. Descubrir la nueva música que las discográficas les han enviado, la nueva música que les ponen anuncios. Críticas personales, emotivas, feroces y demás fauna. Hay que leerlo y acto seguido: pasar del tema. Tienes la información, tienes un filtro que te has ido formando según confíes en unos u otros y al final tendrás ese punto de vista crítico. Sin muchos medios es imposible estar al tanto de cada disco nuevo que sale, aunque solo sea por saber qué han salido a la venta.

Spotify mejora con este aspecto y encima logra cuidar a los medios. Ambos se necesitan para lograr un mejor producto.

La diversión de la música

Diversion Spotiify

Aplicaciones como TuneWiki o Moodagent (que funciona como el ojete) trae a muchos una diversión añadida que la música a veces pierde. A la gente le gusta saber qué letra suena, poder leerla o cantarla cual japo borracho a las 6 de la mañana. Todo muy moderno 2.0.

El sentimiento grupal de la música

Amigo Spotiify

Lo más interesante es el Soundrop. Eso es un filón. De un tiempo a esta parte se consume cada vez música pero lo que es hablar de ella no lo veo tanto. Se habla de cine, de fútbol y del último libro que lo peta, pero de música no hay un sentimiento tan extendido salvo recitar nombres sin sentido. Al menos, es mi apreciación personal y lo que he vivido. Con Soundrop es posible quedar todos en un chat con opciones para modificar la lista del jukebox del bar rancio pero con personas que van votando lo que quieren que suene. A más votos, la canción sube más puestos y sonará antes.

La idea de juntarse y comentar un disco entre amigos, o incluso con los indeseables compañeros de blog ya es una sensación añadida a solo escuchar la música. Incluso si en esa conversación solo habláis de fútbol, cine y libros, al final se está interactuando con la música.

A esto hay que añadir el contenido social de Spotify con Last.fm a la chepa, la sección de amigos, la vinculación con Facebook, las canciones y listas más escuchadas por los amigos, etc. Que el consumidor se quede en sus redes.

El negocio de los actores de la industria

Money Spotiify

Pero aunque todo esto para el usuario está de lujo, al final hay que pensar en las pelas. ¿De dónde se puede incentivar la recogida de beneficios? Sin ser yo ningún experto, conocer bien al milímetro el negocio, puedo imaginarme que el dinero podría venir de las entradas de conciertos, de una futura plataforma alquilada para los medios (al igual que se suben canciones, los medios pagan por estar ahí), de anuncios en tales aplicaciones y sobre todo: de próximas aplicaciones de empresa desarrolladas para vender el lifestyle actual. Eso que ya está llenando el iPad con un contenido añadido llegará a Spotify. Empresas como Coca-Cola u otras de bebidas alcohólicas serán unas de las mejor situadas para ofrecer algo así, por historial, vamos.

Si Spotify consigue un porcentaje de las entradas vendidas, del alquiler de la plataforma, de anuncios que incluyan en tales aplicaciones, y, sobre todo, de las empresas que buscan a sus clientes por Spotify, entonces los ingresos aumentarán para ellos.

Sumado a esto nos encontramos con que este caramelo llegará un momento en que se cierre cual tumba y los que no pagan un duro se queden con unas opciones de usabilidad mínimas. Estarán tan satisfechos por el producto que se suscribirán. Nada es gratis.

Los deseos de un tierno infante

Russian Red Spotiify

Señores de Spotify, esto iba a ser una carta más o menos breve declarándoles mi amor y confiando en que en un futuro mejorarán aún más, pero al final se ha convertido en un ladrillo que ni el iTunes. La siguiente la haré en una keynote y con gatitos.

Como toda carta de Reyes Magos tiene que haber deseos, peticiones, ideas que pedir. Total, es gratis y soy capitalista.

  • Los discos incluyan las críticas en sus propias páginas. Al igual que en la Wikipedia, donde hay una barra lateral con links a las críticas que de forma muy nazi se establecen como buenas de estar ahí o no, en vuestros discos podríais añadir las críticas de las aplicaciones de los medios que vais subiendo. Sé que esto lleva a no consumir directamente tales aplicaciones, pero yo lo agradecería. Algo más pro que lo que hacéis con varios discos y críticas de Allmusic. Desplegables con las opiniones de distintos medios sobre tal o cual disco.

Votar Spotiify

  • La posibilidad de votar los discos: al final todo consiste en un maldito número. Por eso triunfan redes como IMDB o Filmaffinity en cine o en su momento Rateyourmusic o Discogs ahora en música. La gente quiere ir a lo fácil, sin complicaciones. Esa canción me pone palote: 5 estrellas de 5. Ya soy feliz. Y que mis amigos lo vean. He votado a ‘Mary tenía un corderito‘ con una matrícula de honor. Más allá de las canciones estrellas. Las pocas mejoras que tenían los programas de MP3 contaban con estos votos. Así saldrían los discos más votados, tendrías un RateYourMusic o Discogs elevado a la enésima potencia.
  • La venta de discos desde la propia plataforma. Si estás escuchando ‘Huele a Muerto‘ que puedas comprar el disco de estas tiernas juventudes cristianas. Que veas cuánto cuesta en eBay, Discogs, Bleep, Play, Boomkat, Amazon y diversas tiendas. Seguro que aquí habría una opción de beneficio para ellos. Algunos sí seguimos comprando discos.
  • La elección de medios afines. Desconozco cómo ha sido la selección y la posibilidad de estar ahí. También cómo será en un futuro. Pero me encantaría encontrarme dentro de un tiempo con los medios afines que yo leo y que confío en ellos por tener gustos similares o considerarlos correctos en su campo. Hablo de medios como The Wire, Resident Advisor, FACT y varios más. Desconozco si llegarán, si querrán estar, si podrán o lo que sea. Pero me encantaría.
  • Unas búsquedas aún más mejoradas: no entiendo cómo los archivos de MP3 son tan potentes y se exprimen tan poco. La posibilidad de buscar por etiquetas tendría que ser mejor. Que haya una opción de búsqueda avanzada, de resultados, no infinitos, pero sí más amplios de los que muestra Spotify. Que no solo los primeros nos valen. Si buscamos a Rihanna sí, pero si buscamos un sello o un año, género y demás temas generales no queremos solo lo más popular. Además, que los resultados de las búsquedas salgan más claros. Navegación por géneros, años, sellos, etc. Más allá del simple artista hay mucho en lo que explorar.
  • Intégrate con Discogs. Este sería mi sueño. Una vez unidos ambos en santo matrimonio ya podría descansar en paz. Discogs, una de las mayores bases de datos de música en la Red junto con el programa de streaming más potente. Las posibilidades serían ilimitadas.

Los rebujitos Spotiify

  • La incorporación de videoclips de los artistas. ¿Para qué irse a YouTube si ya estás en Spotify escuchando un tema? ¿Por qué escuchar el último disco de Los Rebujitos y no poder ver qué canciones tienen videoclips y si me apetece verlos? Esto sería potenciar a lo bestia la plataforma, incluir un valor más a la misma y debilitar a la competencia: YouTube. Además: vídeos con anuncios. Pelas.
  • Poder incrustar las canciones en las webs. Lo de copiar el link hacia Spotify es muy bonito pero ya no mola. La gente quiere escucharlo en cualquier lugar. Vale que esto puede hacer que no vayan a Spotify pero a la larga seguro que consumen más canciones de dicha plataforma si tienen canciones incrustadas por todo tipo de webs con un html sencillo.
  • Convertirse en una wikipedia: joder, Natxo, te estás pasando, que somos señores de Spotify, no genios de la lámpara. Sí, cierto, pero oigan, que esto es una carta de Reyes Magos y yo me la… escribo como yo quiera. Me encantaría que al entrar en un disco no me vengan solo las letras, que a mí no me llama mucho la atención (buena parte de lo que escucho no cantan), sino saber cuándo se grabó, se produjo, dónde, quién fue el productor, el sello, que al pinchar en éste me lleve a ver todo su catálogo como si fuese una página de un artista, que la portada sea enorme si yo quiero, saber quién la hizo, saber qué músicos tocan… ¡todo! Si esto lo pone en la Wikipedia, seguro que se podría poner en Spotify y tenemos otro punto positivo.

Creo que no me dejo nada. Si es así ya volveré a escribiros.

XOXO.

PD: os he dejado un vasito de leche con miel y con galletas.

Más en Hipersónica | Planeta distante #9: El House con groove [podcast]
Más en Hipersónica | Planeta distante #9: El House con groove [podcast]
Más en Genbeta | La reconversión de Spotify a plataforma, y por qué este es un camino más que acertado para la compañía

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios