Wooky – Montjuïc

Wooky es el proyecto de Albert Salinas, el creador del sello catalán Lapsus que el año pasado nos dejó uno de los mejores discos de electrónica del año, HUM. Algunos años antes, publicó su primera

Wooky-montjuic

Wooky es el proyecto de Albert Salinas, el creador del sello catalán Lapsus que el año pasado nos dejó uno de los mejores discos de electrónica del año, HUM. Algunos años antes, publicó su primera referencia en su propio sello, The Ark. Ahora, en este 2014, se ha estrenado en formato largo con Montjuïc, un álbum que viene bendecido por el sello spa.RK, donde bRUNA publica sus producciones.

Más matices que no existían en el EP

Si bien en el EP The Ark apostaba por una IDM más luminosa (generalmente) y con polirritmias, para el cambio de sello y el debut en largo ha optado por un sonido más cerrado y cerebral, cercano al de Pina, como eje vertebrador del LP. Le ha dado un buen resultado, pues tampoco ha renunciado a esa parte más accesible y dinámica que ejerció en su primera referencia. Ninguna faceta queda fuera.

Montjuïc se trata por tanto de un buen disco de IDM, compaginada con recursos glitch, que no debería disgustar a cualquier seguidor de sendos géneros. Quizá por estar en el sello en el que está ahora, la paleta sonora también se amplía hacia territorios más baleáricos, tan comunes en los productores catalanes y en la propia casa spa.RK (que no Stark).

Regularidad, baile y ambientes cómodos

Es un disco al que puedes dejar rodando de arriba abajo sin que apenas te inmutes, y eso es positivo. Se trata de un trabajo sin apenas borrones, con una calidad media muy similar entre las canciones, por lo que no decae en ningún momento. La propia portada ya inspira esas sensaciones de tranquilidad, viaje y riqueza de texturas que suelen evocar este tipo de producciones.

Precisamente esas distintas aristas hacen de este un álbum mucho más interesante; baile (espasmódico si queréis) y ambientes repletos de sonidos se dan de la mano. Ritmos rotos y con cierta melodía que recuerdan sobre todo a µ-Ziq en los primeros compases, mediante temas como ‘Inner Maristany‘ y que tienen buenos detalles como la línea de bajo de ‘Thalassa‘. Mientras tanto, como la religión idemeística lo exige, latigazos sonoros en primeras y segundas líneas.

Asimismo, de la buena segunda mitad y los paseos por coloridas plazas, uno de los puntos interesantes de este disco es que no cae en una excesiva mirada hacia atrás (y tampoco pasaría nada), pero las dos secuencias de ‘Inheritance‘, tan noventeras y tan autechrianas, se agradecen. Desde luego, un prometedor debut. Al estar rodeado de tanta música, tanto por sus propias producciones como por el entorno musical que le rodea, la inspiración llega. Montjuïc es un disco inspirado.

7/10

Un debut interesante, que no se deja caer en excesivos clasicismos (como ocurre con otros artistas del género) y en el que consigue elaborar un esquema sonoro bastante accesible, con buenas combinaciones entre recursos IDM y una melodía que no se deja comer terreno. No hay grandes canciones que se desmarquen del resto del álbum, pero desde luego el fundador de Lapsus demuestra buenas maneras en la producción.

POST TAGS:

Me gusta el chunda-chunda.