Cais Sodre Funk Connection – Soul, Sweat & Cut the Crap

Un menú de degustación no apto para aburridos.

Cais-Sodre-Funk-Connection–Soul-Sweat-Cut-the-Crap

Se prende la mecha, calienta y la banda empieza el espectáculo. De menú hoy tenemos fiesta, alegría, la herencia de Nueva Orleans y sus jams en vivo, el tirón está asegurado con dos solitas, Silk (Fernando Nobre) y Tamin, mitad para cada sexo. De guarnición un buen extra de saxos y trompetas, los platos van bien servidos en viento metal, para enriquecer al cuerpo frente a amargas dietas detox.

La herencia de este menú viene de caminos conocidos. Los 60 y los 70 impregnan la inspiración del chef que pensó en todo, de ahí que Staxx, Chess y Motown no puedan faltar a la mesa. ¿Ves a aquellos ancianos tan amables y sabios? Llevan ahí sentados durante varias décadas repartiendo ganas de vivir.

Las fronteras y el revival podrían poner la etiqueta mutlicultural sobre la carta para vender más, pero importa más bien poco que Cai Sodre Funk Connection sean portugueses. Ellos cantan en inglés y si solo los escuchas ya estarás bailando antes de pensar en aquel bacalao tan seco que te colaron en el puerto por turista.

Soul, Sweat & Cut the Crap (Rastilho, 2016) es su segundo álbum, tras You Are Somebody (Autopublicado, 2012). Viene antecedido por un reconocimiento, gracias al vídeo de su single, ‘Offbeat’, que logró en 2015 el premio a Mejor video de música en el Cannes Short Film Festival.

Si ves tantos camareros con sus trajes negros, camisas blancas, chalecos, corbatas finas y negras, fedoras y gafas de sol no te preocupes, no son una banda que parten piernas, solo las hacen moverse.

Realizadas las presentaciones, pasemos al menú, escogemos una opción de degustación para picar un poco de todo.

  • De entrantes: ‘One of These Days’, con la dulzura de The Marvelettes, ‘Ladies Man’, el desparpajo de la voz quebrada, y ‘Like No Other’, la entrada debe de ser suave, sin empachar.
  • Primer plato: ‘It’s All About’, el mensaje está claro, todo gira en torno a lo mismo de siempre y ‘Offbeat’, hay que entrar en calor entre diálogos de la banda.
  • Segundo plato: ‘Do the Math’, ni se te ocurra olvidar lo que era el Boogie-woogie, y ‘A Silk Affair’, los saxos tienen que estar invitados a la fiesta.
  • Postre: ‘Don’t Give the Funk’, ¿no habías dejado hueco para el último bocado? Mal.

7/10

Fin del festín. Ahora a ver cómo quitas esa sonrisa tonta que se te ha quedado y vuelves a tu vida detox.