Flatbush Zombies – 3001: A Laced Odyssey

Nueva York goza de buena salud en los últimos años. Al menos, así lo atestiguan los estrenos que han ido saliendo de la ciudad de los rascacielos últimamente. También merece mención que gran parte de

Flatbush-Zombies-3001-A-Laced-Odyssey

Nueva York goza de buena salud en los últimos años. Al menos, así lo atestiguan los estrenos que han ido saliendo de la ciudad de los rascacielos últimamente. También merece mención que gran parte de los trabajos que mayor atención han levantado pertenezcan a artistas que moraban en el subsuelo y que han dado el paso de estrenar su primer álbum de larga duración. So It Goes de Ratking en 2014 o B4.Da.$$ de Joey Badass, hace dos inviernos, son dos de los ejemplos más cercanos. La presente temporada no tiene visos de que vaya a ser una excepción en este apartado dado que el debut de Flatbush Zombies posee todas las papeletas para ser un trabajo que engrose esta peculiar lista.

El trío de Brooklyn se presenta en sociedad con 3001: A Laced Odyseey (Glorious Dead Recordings, 2016)), un álbum que bebe de del sonido clásico de la Gran Manzana pero que a la par consigue abastecer de aires renovados y actualizados a los tiempos que corren. El LP no esconde su alma de boom bap, sin embargo, está dotado de un aura experimental, entre lo paranoico, lo oscuro y psicotrópico. Las referencias a la marihuana y al ácido son constantes, se encuentran prácticamente en todos sus cortes, sumándose como otro elemento más que impulsa este trabajo.

La aventura espacial de Flatbush Zombies

In a world full of haters stands a single group
Who clearly separate themselves from the rest
These 3 men scale the ends of the earth searching for truth and triumph
Meechy Darko, Zombie Juice, and Erick The Architect
These are the Flatbush Zombies and this is 3001: A Laced Odyssey

‘Odyssey’ establece las bases sobre las que se va a desarrollar. Confirma el poso de Kubrick –“Influenced by Stanley Kubrick, exclusive for all my hooligans”- y también la influencia de aquellos artistas que más peso han tenido en el desarrollo musical de la formación: “I study Em, BIG, Tech N9ne, 2Pac”. Todo ello poco después dejar caer en los primeros compases de la canción el concepto de su ópera prima -al más puro estilo Equipo A-, que no es otro que tres exploradores abandonando el planeta tierra en nave espacial con una búsqueda de la verdad y el triunfo.

3001: A Laced Odyseey está bien desarrollado pues parece que conforme la terna va avanzando en su recorrido también lo hacen sus tracks. Su nave espacial aterriza en sistemas diferentes, los cuales estudian, hasta volver a ella para continuar el camino. Solo así se entiende una estructura variable pero a la vez estable, con bloques muy delimitados y marcados tanto en su contenido como en la presentación. Al poco de abandonar el planeta nos topamos con ‘R.I.P.C.D.’ y a ‘A Spike Lee Joint’. El primero, un tema enérgico y con espíritu enrabietado que rinde homenaje al CD en forma de elegía; el segundo, más calmado y con tintes de soul y R&B, no deja de ser otra reivindicación, en este caso de los sellos independientes, alejados de la industria y, por tanto, de los intereses comerciales que en ocasiones prevalecen por encima de los artísticos.

I have ascended, I’m trying to be better than God
What the fuck am I saying? I ain’t even enter my prime

Sin embargo, la nostalgia y los temas terrenales duran lo mismo que la parada realizada por Meechy Darko, Zombie Juice y Erick The Architect. Sin apenas habernos dado cuenta, volvemos a estar en órbita y la tierra cada vez queda más lejana. La temperatura cada vez es menor y la luz apenas inexistente. Hemos llegado al ecuador de la aventura, momento para la introspección, para las preguntas existenciales, para las dudas. ‘Fly Away’ y ‘Ascension’, ambas interpretadas en solitario por Meechy Darko, son oscuras, de beats heladores, sobre todo en el caso de la primera, y con cierta atmósfera de ultratumba.

Una vez rebasado el primer tramo de esta odisea la embarcación espacial se estabiliza. Tras el interludio que supone ‘Smoke Break’, el tema que más dista del sonido general del disco y que aporta un aura minimalista, es tiempo de los cortes más potentes y de aquellos que tienen más papeletas para ser etiquetados como hits. Los ganchos adquieren mayor protagonismo en la segunda mitad del álbum como refleja ‘Trade Off’. En ella, el estribillo es el hilo conductor del tema, pero se trata de un peculiar leitmotiv que está en constante movimiento y que muta cada vez que es recitado. Una fórmula similar a la que sigue ‘Good Grief’, otro de las canciones destacadas del disco y que también se vertebra a partir de un pegadizo estribillo. Las melodías y su estructura no es lo único que cambia en el tramo final del álbum. La temática vira hacia la fama y sus consecuencias en el desenlace de 3001: A Laced Odyssey.

It’s that work hard, play hard

7.3/10

‘Your Favorite Rap Song’ cierra el debut de Flatbush Zombies con el ingenio que se merece. La conclusión, de trece minutos de duración, finaliza con más de seis de grabaciones de personas que aportan su visión –encontramos opiniones de todos los colores y gustos- sobre el trío de Nueva York. Si nos hubieran preguntado por aquí, tendríamos claro lo que decir. 3001: A Laced Odyssey es un debut interesante y un buen álbum. Sin embargo, queda la sensación de que Flatbush Zombies pueden ir todavía más allá y que nos han mostrado tan solo una parte del repertorio que está a su alcance.

  • MCR0O0G

    Muy mediocre en mi opinión. La única canción que realmente me ha gustado es The Odyssey.