Elle Belga – Euforia

El tercer larga duración de Elle Belga incluye un cancionero que te toca la fibra sensible

Hipersonica-ElleBelgaEuforia

Reivindicar la euforia como una herramienta política y social. Reafirmarse en unos principios vitales y musicales innegociables. Entender que muchas veces menos es más y que el silencio puede ser tan poderoso como el ruido.

Con este demoledor párrafo comienza la hoja promocional del nuevo álbum de Elle Belga, el tercer larga duración pero su cuarto disco si tenemos en cuenta el EP digital 1507 segundos prestados. La máxima del dúo asturiano siempre ha sido menos es más pero en Euforia esto se ha llevado a sus últimas consecuencias.

33 minutos de pura poesía sonora

La condensación máxima se resume en 12 temas y 33 minutos de pura poesía sonora. Nada es superfluo en este disco publicado por Gran Derby Records, apenas percusiones, guitarras, bajo, Rhodes, diversos samplers y las voces de José Luis García y Fany Álvarez son suficientes para entretejer un cancionero excelso al que para sacarle todo el jugo hay que poner todos nuestros sentidos.

Euforia es un trabajo que necesita un esfuerzo extra por parte del oyente y esto, señoras y señores, es un hándicap que hay que tener en cuenta. Elle Belga no quiere conquistar a las masas, eso lo dejaron claro desde su debut 1971. Desde su trinchera llevan agazapados con todas sus armas cargadas para cautivar a aquellos que les presten un mínimo de atención.

“No nos basta con la felicidad, necesitamos euforia”, nos cantan en el tema que da título al disco. Un elepé con unas letras que como poco te llevan a pensar, que te emocionan en la primera escucha, y ya no digo en las siguientes.

Euforia es un disco marcial, y quejumbroso, ‘El pueblo’ nos da la clave, un disco que es el resultado de la evolución del dúo desde unos presupuestos originales hacia un territorio nada trabajado en territorio nacional. Que no haya un single es una prueba evidente de que Elle Belga saben en que liga juegan. No es la liga de los velocistas que nacen un día y al siguiente nadie se acuerdan de ellos; su competición es tan exclusiva que son toda una rara avis en España.

‘Sal, mi valiente’ podríamos encajarla con otro armazón sonoro en el haber de Manta Ray, la banda en la que militó José Luis García; incluso esa mención a “su dios mentira” en ‘Ahora’ parece todo un guiño al tema Mi dios mentira de la recordada banda gijonesa.

9/10

Es ese tema, ‘Ahora’, es el gran hallazgo de Euforia, el hit de álbum. Una canción de esas que hacen grande a una banda y te hace orgullosa de contar entre sus seguidores. Quizás pueda parecer demasiado oscuro el balance final del elepé tras escuchar estas 11 canciones, llenas de referencias bélicas y momentos agónicos, o por lo menos desasosegantes, pero en última instancia Elle Belga han firmado un cancionero que te toca la fibra sensible. Y eso es algo que casi nunca ocurre en trabajos estatales.

POST TAGS: