Mourn – Ha, Ha, He

En esta ocasión la efervescencia no ha dado la mano a la fugacidad

mourn

Pasa a veces. En realidad con cierta frecuencia. No sabes si es por puro talento, por estar en el lugar y momento adecuado o por qué otro motivo. Incluso a veces simplemente suerte. La cuestión es que de repente, casi de un día para otro, te das de bruces con algo que te cambia la vida. Como aquí hablamos habitualmente de música, llamémosle a eso éxito, aunque podría tener otros nombres. Ese factor que a muchos les soluciona la vida y a otros, por contra, empieza a jodérsela. Porque nunca hubo nada más sabroso que destrozar a alguien que gozó de éxito y convertirlo en juguete roto. En una Carmina Ordóñez de la vida. Y todavía es más jugoso ahora, cuando podemos conocer decenas de grupos a diario y aburrirnos de ellos tan solo unos días después, cuando no unas horas. Y cuanto más éxito tuviesen, más risa da hundirlos a posteriori.

Ha, Ha, He: manteniendo la apuesta con firmeza

Podría ser el caso de Mourn. Un cuarteto de Barcelona a quien en esta casa recibimos con los brazos abiertos, vaticinándoles todo tipo de buenos momentos en el futuro. Al final la realidad superó las expectativas, como nos contaba la propia Jazz, con una historia que ya conocéis: grupo jovencísimo que pega un petardazo sobresaliente consu disco de debut y acaba atrayendo la atención de un sello de enorme relevancia, como es Captured Tracks. Gira de conquista de tierras estadounidenses e incluso algo tan de estrellas como es que te topes con problemas legales a la hora de lanzar tu segundo disco cómo y con quien quieras (a saber si porque las discográficas son la peste o porque, como tú ni te imaginabas esto, firmaste en su día algo sin apenas mirar). La cuestión es que tras ser tratadas como lo que son: una de las grandes promesas y ya realidades del indie rock español, llegaba el momento de volver al estudio, seguramente con mayores medios pero también con mucha más exigencia y expectación que en el pasado. El resultado de tal proceso es Ha, Ha, He (Captured Tracks, 2016).

Así que unimos muchos factores para poder hacer de Mourn unos perfectos juguetes rotos: sobreexposición mediática en prensa especializada, una edad estupenda para no soportar la presión y un primer trabajo tan estupendo que llamaba a un pesimismo inmenso de cara al segundo… pero no. A Ha, Ha, He no hace falta defenderlo con demasiada insistencia, ya lo hace por sí mismo, sin demasiada ayuda. Quizás (seguro) con menos rotundidad que su debut, pero lo suficientemente bien como para seguir teniendo a Mourn como una de las mejores noticias salidas de por aquí en los últimos años. La capacidad de apisonar, de demoler, de temas como ‘Evil Dead’ son poco habituales, casi inexistentes. Y a los que ya vamos contando unos cuantos años nos reconcilia con una generación que creíamos perdida, como todas aquellas generaciones que vienen detrás de otras que fueron siempre mejores. Aunque sea cierto que Ha, Ha, He nos deja a veces algún sabor algo amargo. La sensación de que temas como ‘Brother Brother’ o ‘Fry Me’ se quedan algún escalón por debajo de la media está ahí, y quizás afee en parte una sensación final que, en realidad, no debe generar dudas.

Mourn matienen una pujanza enorme. Consiguen dominar con maestría inusual varios terrenos distintos, aunque la continuación se haya quedado un poco lejos del inicio

Mourn matienen una pujanza enorme. Consiguen dominar con maestría inusual varios terrenos distintos, aunque la continuación se haya quedado un poco lejos del inicio. El caos de la mano de ‘Storyteller’, los riffs enormemente adictivos en ‘The Unexpected’, o moverse por lugares más pausados, casi menos naturales, pero con enorme habilidad, en ‘I Am a Chicken’. Sumémosle a ello la ya conocida ‘Gertrudis, Get Through This!’ y el resultado final empieza a necesitar ser considerado como notable. De nuevo. Sin demasiado lugar ni cabida a que tiemble el pulso. Parece que nos hemos pasado por el forro la sensación de responsabilidad, la presión asociada al éxito, y que Mourn están ya no donde siempre han soñado estar, sino donde consideran natural. Las grandes ligas ya no son sueños adolescentes ni vagas y ajenas aspiraciones. Las grandes ligas están hechas para gente como ellas.

7.6/10

No sabemos cuánto durará esto. Ignoramos si una propuesta como la de Mourn tiene posibilidades de subsistir a largo plazo dentro del mercado español o si, lo que parece más probable, tendrán que buscarse las habichuelas a medio y largo plazo en el anglosajón. Lo que sí podemos ir afirmando ya sin miedo a equivocarnos es que todo aquel que pronosticaba que las catalanas iban a ser flor de un día, un nuevo proyecto de juguete roto, se han equivocado. Ha, Ha, He demuestra que aquí hay material para seguir creyendo que queda vida suficiente para unos cuantos trabajos, el tiempo dirá si manteniéndose en los estrictos terrenos del indie rock, o si la etiqueta va ampliándose de la mano de la madurez. Esa supuesta evolución tendrá su respuesta en el futuro. De momento el presente es estupendo.

POST TAGS: