The Radio Dept – Running Out of Love

Un disco estupendo para ponerte un buen traje y echarte a bailar

radio-dept

Hay gente que, sin saber exactamente cómo, se convierte en uno de esos recursos minoritarios en los que se detecta una elegancia poco habitual, y que acabamos denominando “de culto”. Habitualmente, ser un artista de culto significa, en el fondo, que eres pobre. Porque no te escucha ni dios. Aunque es cierto que dentro de la etiqueta existe la apariencia suficiente para que, de algún modo que escapa al conocimiento, algunos de esos artistas de culto consigan elaborar una carrera provechosa en lo que se refiere al parné, a veces incluso a pesar de una producción discográfica escasa, y de apariciones en directo todavía menos cuantiosas.

El silencio como camino al culto

The Radio Dept podrían ser encuadrados como banda de culto. Desde que Johan Duncanson, hace ya más de dos décadas, diese forma a la enésima prometedora banda del pop sueco (aunque por entonces Suecia, tirando ya hacia ser mainstream, no llegaba a las cotas alcanzadas en la actualidad), The Radio Dept. han ido acumulando, progresivamente, unas estupendas críticas, que de alguna forma han dotado al dúo formado por Duncanson y Martin Carlberg de un aura de divinidad, para qué nos vamos a engañar, en parte bien merecida.

Porque antes de la llegada de este Running Out of Love (Labrador, 2016) el cuarto disco de estudio de The Radio Dept -sí, cuatro discos en veinte años, no se han matado. Este, concretamente, llega tras seis años de silencio-, la banda ya había dado muestras de enorme capacidad de conquista. Se han ido manejando con enorme soltura por lugares en los que muchos caían bien en lo anodino y aburrido, bien en lo excesivamente intenso. No, The Radio Dept han dotado a su propuesta synthpop y dream pop de una elegancia en absoluto sobrecargada. De un toque hedonista dentro de lo apuesto. Sabiendo disfrazarse para una fiesta de máscaras siendo los más atractivos de la velada.

The Radio Dept han dotado a su propuesta de un toque hedonista dentro de lo apuesto. Sabiendo disfrazarse para una fiesta de máscaras siendo los más atractivos de la velada

Running Out of Love nos devuelve un sonido que teníamos casi olvidado, de no ser por aquel single del año pasado, ‘Occupied’, que está incluido también en este disco. Por suerte, pocos segundos pasan de la inicial ‘Sloboda Narodu’ para que The Radio Dept nos hagan mejorar nuestro estado de ánimo de forma exponencial, incluso tirando de temas tan manidos como la denuncia al tipo de vida que la gente tiene a estas alturas de la película en Suecia (mira ellos, los suecos, tan idolatrados por aquí y con tanta autocrítica por allá. Es lo que pasa por no tener terracitas salvo tres semanas al año, que se amargan) vía ‘Swedish Guns’. Y, progresivamente, sin saber con exactitud si estamos viviendo en 2016 o en 1989, ‘We Got Game’ va recorriendo el camino que va desde nuestro sofá a una pista de baile seguramente imaginaria, en la que estaremos vestidos de traje y moviéndonos con elegancia innata.

Continuarán, años después, convenciendo tanto a aquellos que gozan de las bases de la ya citada ‘Occupied’, de la rama más pop de la banda, protagonizada por ‘This Thing Was Bound to Happen’, absolutamente irresistible y encantadora, o cuando la senda más oscura y triphopera de ‘Commited to the Cause’ hace aparición en la que, para mi gusto, podría ser la canción más redonda de este notable regreso de The Radio Dept.

7.8/10

Sí hay momentos que alejan a Running Out of Love de una brillantez mayor. Véase una insípida ‘Can’t Be Guilty’ o una final ‘Teach Me to Forget’ que, si bien resulta mucho más seductora que la anterior, parece estar continuamente prometiendo ser quien al final no acaba de ser nunca. En todo caso, no mancha lo que termina siendo una muestra de lo en forma que puede llegar a estar una banda de culto doméstico a pesar de llevar más de un lustro de prolongado silencio.