Khemmis – Hunted

Doomeando sin descanso.

hunted

Sobre el siempre complicado segundo disco se ha escrito ya infinidad de líneas. Es algo que ya tenemos asumido como máxima, esa complicación para la banda para poder seguir sorprendiendo e interesando tras un álbum debut muy destacado. Es complicado sobrevivir a ese factor sorpresa con el que ya no puedes contar, así que toca proponer una variante en la propuesta para seguir teniendo al personal enganchado o toca hacer lo más pronto posible el próximo movimiento antes de dar lugar a que se olviden de ti.

Esa segunda táctica es la escogida por los estadounidenses Khemmis de cara a su segundo disco, sacado sólo un año después del estupendo Absolution (20 Buck Spin, 2015) con el que irrumpieron con fuerza en el panorama doom metal. Un doom metal con bastante aroma stoner y mucho de bandas que son estandartes actualmente como Pallbearer y Yob. Ahora era el turno de dar el golpe sobre la mesa que les permita consolidarse al lado de semejantes nombres.

Khemmis y el ejército de riffs

La problemática surge cuando nos encontramos en Hunted (20 Buck Spin, 2016) un disco con casi las mismas características y señas de identidad que su primera referencia. ¿Se les puede admitir desde tan pronto que ya nos vengan con más de lo mismo aunque sólo haya pasado un año desde su descubrimiento? Podría llegar a ser una problemática, pero no tiene porqué serlo de manera obligada. Pallbearer ya ofrecieron un segundo disco con numerosas similaridades a su debut y no sólo funcionó, sino que se superaron a sí mismos.

No es el caso de Hunted, pero también hay que decir que la calidad de su contenido no se separa tanto de la de su predecesor. Aun sin ese factor sorpresa que comentamos anteriormente, una de sus mayores virtudes sigue presente: su capacidad para armar un ejército de riffs musculosos ante la cual no hay defensa posible. Su inspiración con los instrumentos sigue muy fresca, haciendo que piezas donde la más corta se extiende a los seis minutos y medio se pasen en un suspiro y sin agotar. Y eso, hablando de un estilo tan denso y monolítico como el que nos ocupa, tiene bastante mérito.

7.6/10

Con una serie de temas bastante sólidos y rotundos, encabezados por la brutal ‘Three Gates’ y especialmente la soberbia ‘Beyond the Door’, el segundo disco de los de Denver supera la difícil prueba que se le presentaba. Khemmis siguen respetando las raíces al mismo tiempo que contribuyen a su avance, logrando por el camino un cancionero potente y vigorizante para el amante medio del doom. Se podrían pedir más cosas a un disco como Hunted, pero no podemos perder de vista los argumentos que presenta para calificarlo como un acierto.

POST TAGS: