Innercity Ensemble – III

Otro fascinante triunfo de los polacos.

innercity-ensemble-iii

Nos está gustando mucho últimamente poner el foco en Polonia y no es casualidad. A nivel de música experimental se está destapando continuamente como la cuna de varios de los proyectos más interesantes actualmente, destacando entre todos ellos a un grupo de músicos que nos han obligado a fijarnos muy de cerca lo que se cuece en el país. Hablamos del colectivo Innercity Ensemble, cuyo II (Instant Classic, 2014) fue una de las grandes sorpresas que nos deparó aquel año y que lamentamos no descubrir antes porque era carne de figurar en nuestro Top 50 de 2014.

Esta vez sí hemos podido hacer los deberes un poquito antes -no demasiado, nuestra máxima es siempre la de llegar tarde- para poder degustar, analizar y presentar el nuevo trabajo de este colectivo, una vez más arropados por el sello Instant Classic, de imprescindible seguimiento por todo aquel que tenga un mínimo de inquietudes musicales más allá de lo tradicional y siempre ávido por devorar cosas nuevas y diferentes. Bajo su ala están grupos tan interesantes como nuestros queridos Ampacity o un Wacław Zimpel cuyo último trabajo merece, como mínimo, una escucha.

Nuevos paisajes a descubrir de mano de Innercity Ensemble

Volviendo de nuevo a lo que nos entrega este año Innercity Ensemble, se aprecian numerosas diferencias en III (Instant Classic, 2016), tanto a nivel de planteamiento como de ejecución, con respecto a su predecesor. El disco que se presenta es único, no doble como el anterior, y de los siete temas que recoge únicamente dos temas se disparan de la barrera de los cinco minutos -y digo se disparan porque uno se va a los ocho minutos y el otro casi llega a los diez- mientras que antes los temas eran más extensos y de duración bastante variable de una pieza a otra. Eso, a priori, facilita el abordaje de la obra para el oyente menos habitual.

Se aprecian numerosas diferencias en III, tanto a nivel de planteamiento como de ejecución

Por otro lado, los propios miembros del colectivo hablan de cómo han variado el enfoque a la hora de componer este disco. Kuba Ziołek habla de buscar un disco más conciso y que funcione mejor en distancias cortas. Wojciech Jachna destaca una mejor selección del sonido y mayor claridad y precisión a la hora de decidir qué querían conseguir como grupo. Todo ello se nota a la hora de escuchar el disco. Donde antes primaba la improvisación y la creación libre sobre la marcha, aquí se ha realizado un mayor trabajo previo con una metodología más de banda que de colectivo.

¿Podemos hablar entonces de III como un álbum accesible? Con respecto a su antecesor y dentro de los parámetros en los que se mueve el grupo, más accesible es, desde luego. Pero cómodo para el oyente no habitual a esta clase de vanguardismos no es. Innercity Ensemble ya mostró entonces que era un grupo que tenía bastante claro en qué coordenadas prefiere fijarse y aquí lo vuelve a demostrar. Psicodelia muy sensorial e hipnótica disfrazada de free jazz, avant-folk y una música tradicional oriental y africana que este trabajo cobra una mayor presencia sin llegar a derivar o dominar por completo la esencia y el estilo de la banda.

Innercity Ensemble ya mostró entonces que era un grupo que tenía bastante claro en qué coordenadas prefiere fijarse y aquí lo vuelve a demostrar

Ante todo, las claves que nos hicieron flipar con II terminan manteniéndose en III: evocación sensorial de alto nivel, técnica y sonido cuidados al detalle y pasión en cada compás. Ahora, además, añaden otro factor menos presente anteriormente: atracción. La mayor concreción en la composición de las piezas hace que estas estén mejor enfocadas, con menos divagaciones y más redondas de principio a fin. Pulir esos detalles hacen que parezca que existe menos barrera entre nosotros como oyentes y su obra. La consecuencia más inmediata es una mayor fascinación por el resultado y más ganas de explorar más a menudo los laberintos existentes en el interior del disco. Dicho de manera simple, a uno le dan ganas de devorar intensamente este álbum y de perderse en él.

8.5/10

Se puede decir que este cambio de paradigma a la hora de afrontar la composición y el hecho de pulir ciertos detalles hacen que Innercity Ensemble hayan pasado de la barrera que separan los colectivos artísticos de los grupos con todas las de la ley. Lo han hecho sin ceder en lo que respecta a su identidad y a su efervescencia creativa. Por ello mismo, III es un disco que funciona tan bien, o casi mejor, que el disco con el que nos volaron los sesos dos años. Y ojalá sigan llegando discos así más adelante.