Sigue a Hipersónica

Dinosaur Jr. - I Bet On Sky

¿Es I Bet On Sky el peor disco de Dinosaur Jr desde su retorno? Creo que no debería haber muchas dudas, pero ya sabíamos que era bastante probable ante la inesperada robustez y el largo disfrute de dos, ejem, clásicos modernos (uno, completo; el otro, con pegas). Y aún así I Bet On Sky es un disco que se hace querer e invita a la benevolencia, que no tiene nada que ver con ser un simple perdonavidas.

I Bet On Sky juega la carta de la emoción

Los peores discos de Dinosaur Jr. ya demostraban que jugando la carta de la emotividad J Mascis se viene arriba en cualquier momento. De Lou Barlow casi ni hay que decirlo; básicamente Sebadoh es folk confesional y ruborizado (ruborizante) que se traviste a ratos de lo-fi, a ratos de hardcore.

Vuelve a ocurrir: cuando I Bet On The Sky alcanza la gloria es cuando a Mascis la voz le suena a gloria melancólica, cuando las guitarras se estiran tanto que parecen a punto de romperse, cuando los solos se incendian. Y todo esto, capas de emoción pura, en formato powertrío: sin violines ni orquestas ni nada más que guitarras y (poco) ruido.

En ese sentido, I Bet On Sky se parece a Where You Been, otro disco irregular salvado por un Mascis en estado de gracia en la voz y por un trabajo a las seis cuerdas para enmarcar. A diferencia de aquel, I Bet On Sky no deja mucho espacio al exhibicionismo con los solos y va directo al mentón.

No finjas que no lo sabías

Cuando la cosa funciona, sigue siendo sorprendente. Por ejemplo, extraña que ‘Don’t Pretend You Didn’t Know‘ dure más de cinco minutos y se haga corta y excitante como golosina pop; no es raro que ‘Watch the Corners‘ sea el primer single del disco, cuando también es la mejor canción, pero sí que Dinosaur Jr. aún sean capaces de poner sus canciones en ebullición como lo hacen con esta.

Y en otras como ‘Stick A Toe In‘ o ‘What Was That‘, aún sin ser tan efectivas, Dinosaur Jr. aún se siguen revelando como un grupo de guitarras absolutamente necesario hoy en día. No sé, echo la vista atrás y pocos de su generación son capaces aún de darme esa sensación.

En el lado del debe, al ritmillo vacilón de ‘Almost Fare‘ siempre se le puede mirar con desdén, aunque sea con las escuchas cuando acabe por funcionar. No ocurre lo mismo con ‘Recognition’, que está a punto de salvarse en el estribillo, pero es lo más flojo del disco.

Lo de ‘Rude‘ es lo que comentábamos antes de Lou Barlow: esta canción podrían haberla hecho Live, lo cual da una medida extraña para lo que esperamos de Dinosaur Jr. A ‘I Know It Oh So Well‘ aún no sé en qué lado de la balanza ponerla: por un lado a Dinosaur Jr siempre se le han ahogado las canciones con wah-wah, pero J Mascis está brillante.

6,3Y ésa es la cuestión: que un grupo de trayectoria convulsa y de discos ignorados ha acabado por reivindicarse del todo cuando nadie esperaba absolutamente nada. Más allá de la tremenda influencia que sus tres primeros discos hayan tenido sobre la música de estos últimos 25 años, lo que ha acabado por poner a Dinosaur Jr. en la piel de los ganadores es su capacidad para seguir con talento.

Dinosaur Jr. en Hipersónica

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios