The Beatles - A Hard Day's Night: el culmen de la locura

Síguenos

A Hard Day's Night

Poco más de siete meses bastaron para componer las trece canciones de A Hard Day’s Night, el disco que subió definitivamente a The Beatles a la cresta de la ola, impulsados en un primer momento por éxitos anteriores como ‘Love Me Do’ o ‘All My Loving’, con aquella mítica interpretación que llevaron a cabo en el programa de Ed Sullivan, allá por febrero de 1964 y sólo seis meses antes del lanzamiento de su nuevo disco.

A Hard Day’s Night fue el primer trabajo en el que todos los temas eran originales y compuestos por el dúo Lennon-McCartney. Presionados por los plazos de la discográfica, se embarcaron en una carrera contrarreloj en la que la grabación del disco en Abbey Road competía con la de la película homónima, distribuída en Estados Unidos por United Artists. La compañía invirtió un presupuesto muy limitado, contando con que el producto no llamaría demasiado la atención, y motivados más por las ventas de la banda sonora, cuyas canciones se incluyeron en la cara A de Hard Day’s Night. No podrían quejarse tiempo después de la recaudación de una ni de otro, ya que la película recibió un seguimiento considerable y el disco se convirtió en un éxito de ventas instantáneo. La fiebre por The Beatles ya era patente, una auténtica pandemia a un lado y otro del Atlántico.

A Hard Day’s Night tiene uno de las aperturas más reconocibles en la historia de la música, con la canción que da título al álbum y que abre con ese acorde tan absolutamente inolvidable. Después de grabar las cinco canciones ‘A Hard Day’s Night‘ se convirtió en el tema emblema del disco al ser incluída como tema principal de la película. Escrita por encargo después de haber terminado la grabación de los otros cinco temas de la cara A que compondrían la banda sonora (‘Can’t Buy Me Love’ ya había sido grabada a principios de 1964), sigue la estela más rock de la espectacular revisión de ‘Twist And Shout’ que ya hicieron en su anterior trabajo y que tuvo continuación en la tónica general de todo el disco.

Vídeo | Youtube

Al igual que el resto de las canciones del álbum, Lennon fue el compositor principal, viéndose ayudado y respaldado por Paul, que fue quien interpretó las estrofas del tema al no llegar John a las notas más altas, como no tuvo problema en declarar años después en una entrevista.

La cara A es posiblemente una de las mejores de la carrera del grupo, con temazos absolutamente imprescindibles como ‘And I Love Her‘, una de sus baladas más logradas, o ‘Can’t Buy Me Love‘, imposible de olvidar y cuya letra levantó un revuelo considerable en los medios americanos de perpetua doble moral, que no dudaron en afirmar que el significado último de los versos hacía referencia clara a la prostitución. Fue el primer sencillo que salió de A Hard Day’s Night, incluso antes del tema homónimo, y con los antecedentes de ‘I Want To Hold Your Hand’, que no había tardado en escalar hasta el número uno en Estados Unidos, las perspectivas eran muy altas.

Vídeo | Youtube

Como en otras ocasiones, gran parte del éxito de esta canción se debió al toque mágico de George Martin, que tras escuchar la composición original no dudó en hacer cambios en el inicio de la canción, convirtiéndola en mucho más pegadiza y lanzándola tras los pasos de sus predecesoras, directa al número uno de ventas en los States, después de entrar al puesto 27 y completando la tríada de sencillos que llegaron consecutivamente a la cumbre de las listas, junto a ‘She Loves You’ y ‘I Wanna Hold Your Hand’.

Pero no todo es rock acelerado y flequillos sudados en la cara A de A Hard Day’s Night. Sin abandonar la cadencia más rock que folk que acababan de encontrar, tenemos medios tiempos sensacionales como ‘If I Fell‘ o ‘And I Love Her‘, aunque destaquen muy por encima sus compañeras más rítmicas.

La cara B flojea, como era costumbre, con respecto de la A, pero la apertura con ‘Any Time At All‘ nos hace pensar dos veces antes de descartarla, que sin ser precisamente compleja o trabajada deja una impresión estupenda, y seguida de una ‘I’ll Cry Instead‘ mucho más folkie de lo que nos tenían acostumbrados en los minutos previos, pandereta incluída.

Vídeo | Youtube

De esta cara B cabe destacar sin embargo sus dos últimos temas, ‘You Can’t Do That‘, que fue a su vez cara B del primer sencillo ‘Can’t Buy Me Love’, y la sensacional ‘I’ll Be Back‘, otro nuevo reclamo con letra suplicante en la que la voz de Lennon resulta especialmente dulce y sin duda destinada a las jovencitas más enfebrecidas de entonces y de ahora (aunque tengan unos cuantos años más).

A Hard Day’s Night encumbró definitivamente a The Beatles, culminando una espectacular ascensión de éxito de crítica y público, y que continuaría en sus posteriores trabajos. Todavía tendrían que ver la luz ‘Ticket To Ride’ o ‘Help!’.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios