Sigue a Hipersónica

Industrial Silence

Hay discos que, quieras o no quieras, te acaban por llegar. No te puedes rendir a ellos. Una vez te enganchan, no puedes deshacerte de ellos. Uno de los casos más claros que se me vienen a la mente es el debut de la banda noruega Madrugada. Tiene todos esos ingredientes que hacen que un álbum sea especial y no se te vaya nunca de tu mente. Lo de Industrial Silence no pertenece a esta realidad, sino que pertenece a una nueva dimensión creada por la propia banda.

Madrugada sentando unos cimientos sólidos


Nacidos en la ciudad de Stokmarknes, Noruega, en 1992 de mano de el cantante Sivert Høyem, el bajista Frode Jacobsen y el guitarrista Robert Burås. Siete años después, obtuvieron la oportunidad de darse a conocer a través del sello Virgin Records. El 30 de Agosto salió el debut de la banda bajo la etiqueta de esa etiqueta cajón conocida como rock alternativo. Género que tras un auge enorme durante años, iba flaqueando. Pero ahí estuvieron los noruegos para salvar el día.

Aunque estén clasificados igual que grupos como R.E.M., Pixies o Incubus, bien poco tienen en común con ellos. En su estilo de Country-Rock con muchas pinceladas de rock atmosférico, espacial y depresivo, es más fácil recordar a gente como el Nick Cave más lúgubre, la actitud de Johnny Cash reflejada en el cantante Sivert Høyem, y también destellos que recuerdan mucho a Pink Floyd.

Industrial Silence, o como despegar desde el cielo


Gran parte de la fuerza de esta banda reside en Høyem, el líder indiscutible del que surge la alta creatividad de la que gozan los noruegos. Aunque no posea las cualidades para poder estar entre los mejores cantantes de la historia, tiene algo muy importante: la actitud. Su personalidad marcada consigue darle un plus de melancolía a sus letras y fluye a la perfección entre las melodías del resto del grupo.

Ahí reside otra de las virtudes del grupo y que hacen este disco tan especial. Su cuidada instrumentación. Esas capas de guitarras tan oníricas y camufladas en lo depresivo. Esa apuesta por darle una mayor dimensión a temas que parten del rock alternativo para ir pasando por el country, la psicodelia e, incluso, el jazz más autocomplaciente. Saber coger tantas referencias y malearlas a voluntad solo está al alcance de muy pocos. Por suerte, a Madrugada no le tiembla el pulso al hacerlo.

El mejor cierre a una década


No hay tiempo para la monotonía en los 13 cortes en los que se divide un conjunto que supera la hora de duración por tres minutos. Como no disfrutar de temas como ‘Belladona‘, tan eléctrico y sucio, la magia inefable de ‘Sirens‘, la bella dulzura de ‘Shine‘ o el encanto natural de ‘This Old House’, con ese toque especial que desprende la armónica. Pero todo se resume perfectamente en ‘Vocal‘, el mejor tema del disco y, probablemente, de toda la discografía de la banda. Ese riff de guitarra enamora desde la primera nota y la soberbia voz de Sivert Høyem dispuesta a poner la piel de gallina.

Hipersónica vota un 9,99Este es uno de esos discos que definen a una banda y que marcan épocas. A lo mejor puedes pasar años escuchando música y no saber de la existencia de esta banda. Pero una vez te pones a escuchar un disco como este, ya no hay vuelta atrás. Estás enganchado y ya no vas a poder liberarte. Es muy difícil resistirse a la inmensa calidad que desplegaron Madrugada con su primer disco. Aunque nunca han conseguido volver a acercarse al enorme listón que marcó este disco, consiguieron dejar unas cuantas piezas más que notables hasta su disolución en el 2008. ¿Quien sabe si decidirán volver y nos obsequian con otra maravilla como esta?

Tracklist de Industrial Silence

  1. Vocal
  2. Beautyproof
  3. Shine
  4. Higher
  5. Sirens
  6. Strange Colour Blue
  7. This Old House
  8. Electric
  9. Salt
  10. Belladonna
  11. Norwegian Hammerworks Corp.
  12. Quite Emotional
  13. Terraplane

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios