Síguenos

Pearl Jam - Vs.

Tras hacer que la frase “lo que no te mata, te hace más fuerte” sonara más auténtica que nunca con el lanzamiento de Ten, todo el mundo tenía el mismo nombre en la boca. Todos hablaban de ellos de forma incesante. El estatus de Pearl Jam estaba ascendiendo cual cohete sin frenos ni resistencia del aire. Pasaron de tocar en salas de conciertos y de telonear a Alice In Chains a tocar ante miles de personas en recintos abiertos. Es un salto para el que muy poca gente esta preparada y Pearl Jam no se sentían preparados para ello.

Pero una cosa es no sentirse preparado y otra muy distinta es estarlo. Ellos no lo sabían, pero habían nacido para eso, para ser grandes. El cambio y el salto fue muy repentino, pero sin duda fue merecido. El amor de sus fans aumentó de forma considerable, algo que la banda apreció de veras, al igual que la presión mediática, cosa que no recibieron con tan buenos ojos. A medida que aumentaba el acoso de la prensa y aumentaban sus ataques que incrementaron las tensiones internas de la banda, mayor era la envergadura de la respuesta de la banda, ganándose a pulso la reputación de que estaban intentando destruir su propia fama.

Fuck you, MTV!

El primer roce surgió ante el lanzamiento del vídeo de la canción ‘Jeremy’, que sufrió el duro golpe de la censura e, incluso, llegó al extremo de la prohibición de su emisión. La reacción del grupo fue de un rebote claro y se negaron a hacer más vídeos promocionales después del de ‘Ocean’ a modo de protesta (finalmente, revocarían esa decisión seis años después).

El segundo roce principal lo tuvieron con la MTV. Bien es cierto que el grupo y la cadena empezaron con bien pie cuando esta última les pidió que realizaran un concierto acústico para añadir a su serie Unplugged. Pero esto se rompió la noche que el grupo actuó promocionando la película Singles, gran representación del estilo Grunge del que Pearl Jam se habían hecho abanderados (aunque tampoco reconozcan el Grunge como estilo), donde un ebrio Eddie Vedder se dedicó a destrozar el escenario y lanzar ataques contra la cadena.

El tercero y más importante roce se generó entre la banda y la prensa, tanto especializada como generalizada. Esta se dedicaba a hacer promoción del Grunge hasta la extenuación y aprovechaba la creciente popularidad de Pearl Jam para su beneficio, llegando al punto de forzar el enfrentamiento de estos con Nirvana. Al grupo no le gustaba ser tratados como vulgar mercancía barata y tampoco que la revista Time pusiera una imagen de Vedder en portada sin su consentimiento. El grupo actúo en consecuencia negándose a realizar entrevistas, ruedas de prensa y actuaciones televisivas.

Vs., un éxito más que merecido

El grupo estaba furioso y cabreado. Por eso decidieron actuar al margen de los medios y se centraron en lo que verdaderamente era importante para ellos: la música y los fans. Bajo esa premisa nació Vs., la de sacudir un importante golpe a la gente que buscaba otros intereses de ellos que no fuera la música y hacer un guiño a sus fans, los que verdaderamente comparten su visión sobre esta.

Desde la misma portada se puede apreciar como se sentía la banda en ese momento: como animales enjaulados dispuestos a romper esa jaula y armar mucho ruido. Esa rabia y furia se hace palpable desde el primer segundo, cuando suena ‘Go‘ y se oye esas características Jams de puro Rock, pero destilando una mayor suciedad en su sonido. Pearl Jam estaban deseando hacer ruido, y vayan si lo hicieron, pero de forma muy deleitosa.

Aunque después suena ‘Animal‘ otro corte de mucha fuerza y contundencia, no todo en este trabajo es Rock basto y furioso. También está una de las piezas más delicadas y más bellas de Pearl Jam. ‘Daughter‘ es esa balada que podría escuchar mil millones de veces pero que no dejaría de maravillarme ninguna. Porque la interpretación de Eddie Vedder a la voz, sin menospreciar el estupendo trabajo instrumental de la formación rítmica, es la definición sonora del HAMOR. Porque es una de mis baladas preferidas de Pearl Jam.

El recrudecimiento de su fórmula bien vino propiciado por el fichaje de su nuevo productor, Brendan O’Brien, quien supo aprovechar este descontento y cabreo adquiridos por la banda en beneficio de esta. Supo manejar este sonido para evidenciar el tema central del álbum, que no es otro que el descontento y el conflicto, tanto por el color de la piel (’W.M.A.‘), como de la incohesión y desorden del ser humano (’Rats‘).

El conjunto cuenta con la mayor parte de la solidez con la que contaba Ten, pero el grupo se permite darse más rienda suelta, dejando que la coherencia disminuya pero sin perder ni un ápice de calidad. Así seguimos encontrando canciones espectaculares como ‘Blood‘, con una auténtica exhibición de Vedder con el micro, desgañitándose como si le fuera la vida en ello, y la sobresaliente ‘Rearviewmirror‘, la cual se entiende porque es una de las mejores canciones del conjunto con solo escuchar ese extraordinario riff de guitarra, Vedder aflorando sus ansias de libertad y rebeldía ante la figura autoritaria en las letras, que vuelve a cantar estupendamente, como en todo el conjunto.

Hipersonica vota un 9 No puedo cerrar este post sin hacer mención a ese magnífico cierre tan bien ejecutado por la banda con ‘Leash‘ y, sobre todo, ‘Indifference‘, que contrasta fuertemente con el conjunto potente y sucio ofreciendo la cara más pausada y experimental de la banda con un resultado impecable. Aunque para Pearl Jam parezca que el éxito les llegó de manera temprana, este sin duda estaba justificado. No se achantaron y volvieron a realizar un trabajo más que notable que volvía a mostrar que estábamos ante una banda fuera de lo común y con mucha ambición. Además de contar con una solidez y madurez impropias de una banda tan joven.

Especial Pearl Jam en Hipersónica

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios